OVNIS NEBULARES?

Redacción

En las últimas décadas el enigma planteado por la presencia de unos extraños cuerpos anulares luminosos ha conmovido a un buen numero de argentinos en diversas oportunidades, lográndose establecer verdaderas observaciones multitudinarias de un objeto recurrente, y aparentemente inexplicable. Los últimos sucesos de La Pampa reavivan la polémica sobre los anillos nebulares y aporta tanto posibles explicaciones como numerosos interrogantes sobre la naturaleza de lo observado. Algunas de las más notorias ¨oleadas de anillos¨ han contado con miles de testigos y han sacudido a Chile y el propio Uruguay. Las observaciones como las del Sabado14 de Junio de 1980 en que fue vista una masa nebular que lentamente se transformó en anillo hasta ¨desintegrarse¨ son espectaculares y se graban en la mente de sus observadores de manera notoria ya que, después de 18 años, seguimos encontrando gente que tiene muy presente esa experiencia. En general esta masa está a una gran altura por lo que es divisable desde lugares distantes entre sí, aunque visualmente, sobre un fondo oscuro, como resulta una noche limpia, un fenómeno de esta naturaleza crea dificultades para precisar distancias, y puede dar la impresión de estar relativamente cerca cuando en verdad puede encontrase a muchos kilómetros por encima del observador, por eso los puntos de referencia para las observaciones Ovnis son fundamentales. Ovnis identificados. Plesetsk es uno de los grandes cosmódromos de la ex Unión Soviética, esta ubicado en Kazakistán, al norte de Petesburgo, casi en la misma línea de latitud que la península del Labrador. Durante la guerra fría tuvo una posición estratégica y fue casi tan importante para las actividades militares Soviéticas como el cosmodromo de Baikonur para el ambicioso programa espacial ruso que pretendía conquistar la Luna. Fue secreto hasta hace unas décadas, tiempo en que empezó a sufrir los recortes presupuestarios de la nueva política soviética y finalmente fue amenazado con el cierre total por las permanentes crisis económicas de la región. Sin embargo, especializado en lanzamientos de satélites de comunicaciones más las misiones secretas militares, sobrevive hasta ahora gracias a que sirve como lugar de lanzamientos a emprendimientos diversos que ¨alquilan ¨ los servicios e instalaciones de Plesetsk para poner en órbita satélites de comunicaciones, científicos, etc. La relación entre los supuestos ovnis nebulares y el cosmodromo sobreviene de su situación geográfica, bien al norte, obligando a que algunos de sus cohetes pasen de su órbita preliminar a su órbita definitiva sobre el espacio del hemisferio sur, a la altura de territorio argentino y chileno, en la alta atmósfera.
En esa ultima fase se desprende la etapa final del cohete expulsor con la consiguiente eliminación de gases y combustibles excedentes. Si este evento ocurre a la hora del atardecer o las primeras horas de la noche, la nube que se expande de la fase final puede producir fácilmente una forma de apariencia esférica o anular que suele moverse radialmente. Dada que su altura es grande, aún siendo de noche en la superficie, los rayos del sol iluminan al cuerpo gaseoso, dando la impresión que es luminoso. Es el mismo efecto de los satélites que reflejan la luz solar en plena noche de nuestra longitud. Si es posible detectar, a veces con suma claridad, a los satélites, que suelen ser pequeños en comparación con un avión, más aún será posible ver un anillo que alcanza un tamaño considerable al expandir su masa en el espacio. El anillo tiene un movimiento casi lineal de sur a norte, y no por acción del viento sino por la atracción del polo magnético terrestre. En definitiva, toda vez que coincidan lanzamientos cuya trayectoria final desemboque en nuestro hemisferio y tengamos una buena noche, diáfana y despejada, será posible ver estos anillos iluminados transitar el cielo. Pero… Y como siempre hay un pero, es necesario aclarar ciertos puntos de importancia. Es difícil cotejar las fechas de lanzamientos de antemano por lo que es todavía engorroso comprobar para el observador la veracidad de nuestros dichos con una vigilia anticipada. De hecho debemos aclarar que las recientes oleadas de anillos sobre el hemisferio sur que casi siempre son visibles desde Neuquén, La Pampa, Mendoza, San Juan, San Luis, y más esporádicamente en las provincias del norte y la propia Buenos Aires, coinciden con algunas de las fechas de lanzamientos que hemos podido cotejar en informes especializados sobre las actividades de los proyectos intercontinentales de comunicaciones. La ocurrida a mediados del año 96, más precisamente el 14 de agosto tiene relación con lanzamientos registrados en Plesetsk para el mismo periodo, lo mismo para el mes de Febrero del 97, tiempo en el cual recibimos gran cantidad de denuncias sobre un objeto anular luminoso. Faltará la posterior confirmación de las recientes denuncias de La Pampa, Mendoza, y Santiago de Chile. Sin embargo no todo anillo flotando en el cielo es cohete. Numerosos casos de ovnis, incluso registrados a plena luz del sol tienen presencia de nubes anulares, generalmente aparecidas inmediatamente después de la presencia de un cuerpo extraño, a baja altura, incluso debajo de capas de nubes. La diferencia mas notable entre un fenómeno y otro es la altura, la hora y la asociación con un fenómeno extraño o no. El juego Pero si vemos más detenidamente la información, en donde los testigos describen la nube tal cual es posible en la realidad, sin darle tintes mágicos, también nos sorprenderá la descripción sistemática de otros fenómenos acaecidos durante la aparición de estos anillos nebulares luminosos. Una explicación facilista y escéptica podría sostener que las observaciones dadas durante este fenómeno de origen humano son nada más que la psicosis que provoca a miles de desprevenidos. Esto, como dijimos es una posición fácil y poco comprometida para con quienes, en gran número y con total exposición a la critica, afirman con seguridad la coexistencia de otros fenómenos tanto o más sorprendentes que estos anillos, y no es tan descabellado para la investigación una coexistencia de ambos. Uno de los más importantes eclipses seguidos por la gente en la ciudad de Méjico fue escenario para la aparición de unos objetos extraordinarios que parecían aprovechar el espectáculo natural para hacer de las suyas. Y esto no fue fantasía, se registraron en decenas de fotografías y videos.
Lo mismo desencajaba a J.J. Benítez, el eminente investigador español, quien se preguntaba porqué los Ovnis solían aparecer en los periodos en que algún país como Francia, lanzaba globos sondas y daban argumentos a los negadores para decir que objetos avistados por pilotos, capitanes de barcos, militares de todo rango, civiles por miles, todos testigos de evolución de discos, esferas luminosas, haciendo verdaderos prodigios en el aire, no fueran otra cosa que globos inflados con gases livianos. Las investigaciones arrojaban evidencias contundentes, razones insoslayables, pero coincidentes con lanzamientos de sondas atmosféricas cuya correlación no podía sino verse como adrede de parte de los Ovnis. Lo mismo esta ocurriendo con estos benditos anillos nocturnos. A la par que la gente describe estos cuerpos gaseosos empiezan a llover denuncias de personas que antes, durante, y después del fenómeno, dicen ver cuerpos sólidos, luces extrañas, etc. El mismo fenómeno del 14 de agosto -que fue visto en una franja territorial de 500 km. de latitud X 2000 kilómetros de longitud- es un vivo ejemplo de este problema. Tanto durante como después del paso del anillo se conocieron varias denuncias sobre objetos que nada tienen que ver con lo descripto, y tuvimos oportunidad de profundizar sobre una importante observación en la Estancia La Negra, en Tandil, ocurrida el 15 de Agosto, a casi 20 horas del paso del objeto nebular, y otra el 20 de agosto en Justo Daract, San Luis, donde unos tres objetos fuertemente luminosos estaban haciendo maniobras inconcebibles; y si a ello agregamos las 10 denuncias investigadas por nuestros grupos, relacionadas al caso de Los Cazadores, ocurrido el 26 de Agosto , veremos con claridad que el anillo solo explica una fracción del fenómeno Ovni de esos períodos y este en nada se parece a un aro gaseoso paseando en la alta atmósfera. Podríamos suponer que, por un capricho o razón desconocida, los Ovnis se sirven de un telón de fondo para aprovechar el mismo público que atrae un prodigio normal, claro que para ello debiéramos reconocer que detrás del Ovni hay una inteligencia capaz de establecer un juego así, tan laberíntico, tan fascinante, pero no todos están dispuestos a hacerlo