Institucional   Articulos   Historial   Noticias   Notas   Fotos   Casuistica Historica
Agridulce   Actividades   CIOM   Diapositivas   Links

Login
Nombre:

Contraseña:

Recordar



¿Recuperar la contraseña?

Regístrese
Traducir
Apoyan a la RAO
CEFORA

Prof Oscar Uriondo

Carlos Iurchuk

EDOVNI

Gaceta OVNI

Chevallier

Libro disponible


"Encuentros entre pilotos y OVNIs"

Disponible en Ayacucho 357, Bs As
4954-7700
info@dunken.com.ar
Usuarios conectados
2 usuario(s) en línea (2 usuario(s) navegando Articulos)

Registrados: 0
Invitados: 2

más ...
Contador de visitas

711222

Novedades
Nos han escrito decenas de personas de todo el país, felicitando la iniciativa del relanzamiento de la RAO. Queremos agradecer a todas ellas por el aliento que nos da fuerza para seguir. Mayoritariamente público desde los cuatro rincones de Argentina
Notas : OPINIONES SOBRE COMISIONES OFICIALES….. DE QUIENES PARTICIPAMOS COMO ASESORES Y ERRONEAS INFORMACIONES SOBRE EL EJEMPLO SUDAMERICANO
Enviado por thenetcentinell el 23/10/2017 8:40:00 (153 Lecturas)

“Mientras estemos atrapados entre los fanáticos de los extraterrestres y los escépticos casi religiosos, nos costará progresar de forma positiva y construir la estructura teórica y sofisticada que necesitamos. Este fenómeno desafía todas nuestras nociones de la realidad, y tenemos que poner a debate numerosos puntos de vista diferentes.” (Jacques Vallee)
Haga Clic para ver la Imagen original en una ventana nueva

Acertadas palabras de Vallee, en una situación que continúa hoy dia.
Cuando en 2011 la Fuerza Aérea Argentina anunció el lanzamiento de la Comisión Oficial de Estudio, pasaron muchos días y solo un puñado de interesados nos comunicamos con las autoridades.

Por entonces yo había dedicado 35 años a la cuestión y estaba algo alejado del ambiente ufologico, después de alguna nefasta experiencia con algunos grupos y ufólogos que no se adecuaron jamás a un estudio colectivo, y que querían seguir en un statu quo.

Me movilice para poder concretar esa entrevista y participar de alguna manera en ese proyecto.
Por vía separada lo hizo la colega Andrea Simondini, y con mi concurso, pedí el ingreso también de algunos investigadores civiles (yo había pedido en primera persona al notable analista argentina Oscar Uriondo, pero declino por temas de salud).
Entre las personalidades notables de los civiles que solicite esta la figura del Lic.Angel Díaz, de gran renombre.

Es curioso advertir las múltiples opiniones recibidas por propios y extraños, cuando ingresamos un puñado de civiles como asesores de la Comisión Oficial en Argentina.

Podríamos sintetizarla en un gran prejuicio y poniendo en tela de juicio situaciones jamás ocurridas.
Los “propios” que ejercieron la crítica ya los conocíamos.
Como participantes en el proyecto civil de la RED ARGENTINA DE OVNILOGIA ya varios de ellos habían demostrado su falta total de trabajo en conjunto, a la cual me réferi antes.

Así no fue raro esperar opiniones contrarias, aunque algunas de ellas fueron elucubraciones descabelladas, manías persecutorias, teorías conspiranoides, celos y envidia.

Algunos ufólogos intentaron un argumento político al tema al hablar de comisiones CONTRA el gobierno y otros A FAVOR del gobierno, otro más de los tantos disparates en toda la ensalada de opiniones.

Luego, su desvelo era saber si estábamos pagos (conste que esto lo desestimábamos nosotros mismos pero parece que tenían el convencimiento que mentíamos)…
Entonces comenzó una catarata de insinuaciones, que recibíamos un sueldo a cambio de desinformar.

Infinidad de falsedades que algún día serán motivo de compilación para ver hasta qué grado las mentes y lenguas de algunas personas practicantes del tema Ovni están paranoicas, dignas de análisis psiquiátrico.

Del lado de los ajenos, no podía ser menos, y sin preguntar qué metodología habíamos sugerido para la calificación de casos iniciaron una campaña de lengua (que en realidad es lo que han hecho siempre).

Promotores del desaliento creen y esperan que olvidemos a Hynek, y menosprecian a la Ufologia como algo “romántico”, y son los cultores del amiguismo del club escepticoide.

Responder a cada uno de ellos representaría una pérdida de tiempo importante, y en especial, con algunas gentes despreciables desde todo punto de vista.
Por eso no lo hicimos.


SOBRE COMISIONES OFICIALES EN SUDAMERICA
OMISIONES Y ERRORES DE ANALISIS POR B.OLMOS


La segunda cuestión merece otra frase del Dr.Vallee….

“Cada vez que he podido observar de cerca los métodos oficiales en el tratamiento del problema ovni he constatado o bien esfuerzo bien intencionados y mal organizados, o bien una incompetencia flagrante.”

Y agregaríamos a esta acertada frase: buenos comienzos pueden generar con el tiempo posturas totalmente personalistas y cerradas a un estudio programático global.

Quizá exista en el mundo una excepción a la regla del fracaso de las comisiones oficiales del cual nos habla Vallee y ese ejemplo sea la CRIDOVNI (Comisión Receptora e Investigadora de Denuncias Ovni de la Fuerza Aérea Uruguaya.

Hace poco tiempo he salido al cruce de alguna opinión esgrimida por Ballester Olmos, en mi nota “COMENTARIOS SOBRE LAS COMISIONES OFICIALES DE ESTUDIO OVNI EN SUDAMERICA”.

En un artículo “Lo más reciente en divulgación de ovnis a nivel mundial”, el renombrado analista Olmos (al que admire y del cual he aplicado muchos de sus elementos y aportes ufologicos de antaño), sorprende por alguna generalización simplista y parcializada de las Comisiones de estas tierras.

En una frase de ese escrito, afirma:

“En adición a las luces y sombras de la desclasificación en Estados Unidos, Europa y Australasia se destacan por la integridad y profesionalismo en los procesos de divulgación pública. Por el contrario, los países de Centro y Sudamérica han fracasado en avanzar en un desarrollo sistemático a escala local (Con excepción de Argentina y la labor de la CEFAe (Argentina) desde hace apenas dos años” (fin de la cita).

Esta es una interpretación subjetiva, que peca llamativamente en una falta de revisión adecuada de la literatura.

Si fue falta de información personal o por parte de algún asesor desinformado, ello no lo exime de generar una visión parcializada y errónea.

No basta solo el renombre en la difusión internacional para emitir juicios tan simplistas.
Si ello pretendió presentarse como una palabra santa, amparada en antecedentes o historial ya conmigo no funciona.

En efecto: hay mucha información circulando sobre el ejemplo más importante en materia Comisión Oficial en Sudamérica con lo ocurrido con la CRIDOVNI Uruguaya.

Ya en la propia tierra de Ballester, Faber Kaiser en su revista “Mundos Desconocidos” había publicado un excelente informe sobre la Comisión Uruguaya creada en 1979.

Entre sus aportes más notables están:

a) Recopilar y clasificar todo dato o denuncia.

b) Creación de banco de datos y cooperación técnica científica a nivel nacional e internacional

c) Creación de Departamento técnico y operativo, así como Archivo y Estadística y colaboración con Organismos Estatales (Fuerzas Armadas, Electricidad, Agua, Suelos, Energía Nuclear, etc.).

d) Sistema de calificación de cada caso basado en 5 puntos, sobre fenómenos convencionales o no.

e) Archivo abierto a medios y particulares

f) Colaboración y aporte desinteresado con grupos civiles


En 6 congresos de la RED ARGENTINA DE OVNILOGIA efectuados en MAR DEL PLATA, sus miembros participaron activamente colaborando con cada uno de nosotros.

Ballester quizá desconoce – o su asesor lo malinforma o silencia – de que congresos estamos hablando, pero lo que no se puede desconocer es la tarea desarrollada durante años por esta entidad.

Existen 2 logros superlativos de la CRIDOVNI de Uruguay.

El primero es que la Cridovni tiene una visión superadora y abarcativa, al examinar todos los casos OVNI incluyendo los de tierra, lo que para otros es un “hierro candente” (es decir, no se limita solamente a análisis fotográficos o imágenes).

En concreto: incluyen todo relato que contenga una aparente incursión aeroespacial (aun casos de tercer tipo y huellas).

Es inconcebible dejar fuera de un análisis completo un caso – por citar un ejemplo – donde uno o varios testigos describen el descenso de un objeto aeroespacial dejando huellas y que ello no sea tenido en cuenta por todas las comisiones oficiales de Sudamérica hoy día (a excepción de Uruguay).

De esta manera cumplen fielmente con la mejor definición del tema realizada por el astrónomo Hynek, cuando decía:

“Podemos definir al OVNI como el informe de un objeto o una luz vista en el cielo o en el suelo…..”

Un trabajo INTEGRAL como auténticamente posee CRIDOVNI tiene en cuenta todo esto.


El otro aspecto donde la CRIDOVNI Uruguaya supera a todas las restantes Comisiones Oficiales, es que se trata de la primera que extraoficialmente hizo contacto con grupos civiles.
Esto sí es un ejemplo inédito e históricamente único. Y no sólo ocurrió con la RAO en los 90, sino en los 60.

Por ejemplo, el 9 y 10 de mayo de 1964 en Montevideo se realizo un Simposio del tema Ovni. Por Argentina estaban presentes Eduardo Azcuy y el Ing.Casimiro Schang, y los diplomáticos Armesto y Stegman.

Dado que el organizador fue el Ciovi (entidad de Uruguay), por este país se encontraban Vicente Curci, Hermann Jegerlehner, Rubens Freire, Germán Vazquez, y Dante Moscatelli.
Y también Milton Hourcade (ex ufólogo y devenido hoy a racionalista dogmático), quien parece que “desconoce” los actuales logros de su propio país en esta materia.

La reunión se llevó a cabo en el salón “ARTES Y LETRAS” del diario “EL PAIS”.
La crónica dice que “se cotejaron los métodos de investigación empleados en cada país y se estudiaron las etapas y los criterios que se siguen en las investigaciones. Finalmente se llegó a un acuerdo sobre la utilización de métodos similares…” (1)

Pero lo importante allí fue que la FUERZA AEREA URUGUAYA tuvo su presencia en el observador, el Capitán Carlos Palermo Altesor, mostrando ya una apertura que no se daba del otro lado del Río de la Plata ni en Sudamérica (también había gran cantidad de oficiales y jefes de la Fuerza Aérea Uruguaya).

Como se advierte, la postura de la Fuerza Aérea Uruguaya en materia Ovni ya comenzó a destacarse a mediados de los 60, lo que derivó luego en la CRIDOVNI y sus importantes logros pioneros.


HISTORIAS FALSAS DE LA HISTORIA

Hay hechos concretos que no pueden ocultarse u omitirse.

Somos nosotros mismos los que tenemos que salir al cruce cuando ello ocurre, porque de lo contrario corremos el riesgo que se armen “historias falsas de la historia”, y ello es inadmisible.

La corriente escéptica negadora quiere armar su propia historia de la historia.

Parecen querer erigirse no solo emitiendo sentencias sobre casos sino también interpretando la historia Ovni con adecuaciones sociales e interpretaciones totalmente subjetivas (así nos hablan de un Hynek olvidado, que parece más un deseo fallido, u otras “explicaciones” que pretenden ser sentencias y no pasan de enunciados).

La finalidad es poner un “moño al paquete” que acomode toda la “explicación”, pero la realidad va por otros carriles, y – como decía Hynek – nos hemos ganado el derecho de no coincidir, por los años y dedicación a la temática.

Somos los responsables los que tenemos el deber de desmitificar tales elucubraciones. Eso haremos, mal que les pese a los cultores del desaliento.




Carlos Ferguson



(1) El argentino Azcuy destacó las resistencias psicológicas a que apela el sentido común para evitar la irrupción de lo desconocido, y señaló:

“Es evidente que algunas personas se hallan dedicadas a negar sistemáticamente toda posibilidad a la existencia de los Ovnis. Para ello recurren a explicaciones pueriles y a retorcidos argumentos, a menudo sospechosos de mala fe. En cuanto a los negadores bien informados, su actitud se torna decididamente sospechosa…” (fin de la cita) Nota: parece que estaba adelantando premonitoriamente la postura de alguno presente allí en el Coloquio.


Haga Clic para ver la Imagen original en una ventana nueva

Version imprimible Enviar a un amigo Crea un documento PDF con la noticia


Marcar esta noticia en estos sitios


Los usuarios son responsables de sus propios comentarios.
Autor Hilo