Los negadores: sus ideas falsas y mentiras sobre los OVNIs

De un tiempo a esta parte hemos venido señalando una serie de falsedades esgrimidas por los llamados “racionalistas dogmáticos” con respecto a los OVNIs.
Siempre hemos aclarado que el tema Ovni – como muchos otros temas, y aún más – cuenta con personas que lo han desprestigiado, debido a difusión de charlatanería.

En las antípodas encontramos a negadores y escépticos de turno que con total desconocimiento y profundización del tema Ovni, emiten “sentencias” y supuestas “verdades absolutas”.

Hace pocas horas un colega me envió un artículo aparecido en Internet donde un escéptico nuevamente salió a la carga contra los OVNIs. Ello no sería impropio si no fuera porque nuevamente estamos ante un caso de aparente “sentencia final” (no llega a ser siquiera una argumentación informada).

«EL TEMA OVNI ESTA ACALLADO”

Solamente alguien que no está profundizando en el tema ovni puede esgrimir que no hay actividad, y que lo último novedoso fue lo que apareció publicado en 1965.
No sólo hay actividad, sino que la misma supera en mucho a otros años.

Sin embargo lo que está ocurriendo es que los medios de prensa suelen informar de los casos en forma intermitente.

Para saber sobre la actividad de casos ovni un desinformado debería hacer algo más que esperar noticias de la prensa, a no ser que se convierta en un charlatán como los que dice combatir.

LOS INTENTOS POR DESECHAR AL CASO BARILOCHE

Es curioso advertir que los escépticos suelen recurrir al evento del caso Bariloche (31 de julio de 1995) como lo último ocurrido en materia ovni. Tal grado de ignorancia asombra!!!. (Desde el caso Bariloche de 1995 hasta la fecha, nuestro banco de datos nacional cuenta con más de 850 denuncias.)

En todo caso, el suceso de Bariloche fue el último que tuvo tanta repercusión mediática masiva.

De esto se deriva que los racionalistas dogmáticos suelen basar sus “sentencias” y “pesquisas” basados en noticias de prensa de años anteriores (maravillosa forma de profundizar racionalmente!!!!)

No sólo hay desconocimiento profundo del tema, sino –lo más grave– de datos elementales e información general de la misma.

¿Información actualizada?. Inexistente…..

La falsedad de algunas argumentaciones escépticas llega a su máximo punto cuando podemos leer en distintas notas de racionalistas dogmáticos, que se refieren a los investigadores de Ovni de Argentina como creyentes en naves extraterrestres.
No sería nada malo – por cierto – que cualquier colega sostenga como hipótesis, que los OVNIs pueden tener un origen extraterrestre.

Sin embargo, lo que es inadmisible es aceptar que se diga que todos los investigadores “creemos” en esto como si hablásemos de fe.

Hace un tiempo hice una serie de notas sobre estas cosas, y quiero destacar la titulada “La carga de los racionalistas dogmáticos….o de cómo se malinforma tendenciosamente” (parte dos).

En dicha nota decíamos que las particularidades de estos negadores y desinformados son:

Afirmar que alguien ha dicho algo que no ha dicho

Interpretar errónea y falsamente las intenciones particulares de
los ufólogos.

Interpretar errónea y falsamente los datos de campo y gabinete.

Difundir la creencia de que no hay diversidad de tendencias en
los participantes ufológicos.

Decíamos también que si a partir de dicha nota alguien sostenía en forma indiscriminada que somos “defensores de naves extraterrestres” (por lo menos en el caso de quien suscribe), no estaba siendo más que un vulgar mentiroso y oportunista. Hoy vuelvo a repetirlo.

También sobre el caso de Bariloche de 1995 se ha dicho que los ufólogos que dimos las primeras impresiones del caso, nos referimos al mismo como la “clara demostración de una presencia alienígena.”

Puedo hablar por mí y decenas de investigadores miembros de la Red Argentina de Ovnilogía. Ninguno de nosotros dio la certeza de lo alienígena, simplemente porque las hipótesis de procedencia Ovni son sólo eso: hipótesis.

Lo que sí ha existido es el comentario de un par de conocidos divulgadores de la temática, muy famosos, que pudieron haber dicho eso.

Pero nuevamente con pruebas podemos demostrar que las expresiones de los negadores y racionalistas dogmáticos son falsas y tendenciosas.

Yo fui una de las personas a la cual se le hicieron varias notas sobre el caso Bariloche apenas ocurrido.

Incluso envié una notificación de hechos similares a distintos medios informativos. Ese comunicado fue difundido y reproducido en medios como Página 12, Crónica, etc.

En ninguna de ellas me referí ni hablé de “naves alienígenas”.

El que diga lo contrario es un literal farsante.

Y sé de muchísimos colegas que tampoco hicieron apreciaciones de ese tipo.

Pero además, en ninguno de los congresos realizados luego del caso Bariloche, los investigadores ovni presentes dijeron tal cosa.

De tal suerte es FALSO decir que los ufólogos sostuvimos tal cosa.

Aquí vemos que el racionalista dogmático no sólo no se informa debidamente por sí mismo, sino que tampoco lo hace preguntando a terceros o consultando fuentes.

En suma: es solamente un charlatán que se pone a escribir cualquier cosa.

Sobre los pormenores del suceso no me extenderé. Hay precisos informes de colegas como Oscar Uriondo, así como de los propios observadores.

Ni que hablar cuando un negador se refiere al suceso de Bariloche como producto de la observación de una sola persona.
Sólo basta recorrer las propias informaciones y material existente del caso para darse cuenta que hubo observadores desde distintos aviones y desde distintos planos de tierra.

Da risa leer que los negadores se ensañan con este caso buscando alguna “explicación racional”.

En vez de efectuar un estudio realmente serio se limitan a decir que las condiciones ambientales de Bariloche son “tal o cual” y que todo eso pudo haber originado la “visión”.

Tal comentario es de una tontería absoluta, porque lo que hay que evaluar son las condiciones al momento del hecho, porque de no ser así, bien podríamos referirnos a distintas zonas geográficas de cualquier lado y achacar posibles causas (en algunos lugares por el calor, en otras por frío, en otras por humedad, y seguir así infinitamente).

De lo denunciado el 31 de julio de 1995 en Bariloche los negadores han argumentado hasta el presente, lo siguiente:

Fue una TORMENTA DE NIEVE que provocó el apagón, y la confusión con la observación de LA LUNA y UN PLANETA. (un escéptico)

Pudo ser un PROTOTIPO EXPERIMENTAL DE ALGUNA POTENCIA (un escéptico y “periodista científico)

(Nota: esto fue en el programa “Memoria” donde los pilotos de Aerolíneas y Gendarmería estaban presentes y miraron atónitos la “explicación” que con tanta liviandad había dicho ese escéptico, miembro de un grupo luchador contra las pseudociencias)

Seguramente fue un METEORITO (un astrónomo de Bs.As.)

Fue una “MANIOBRA DE DISTRACCIÓN”, justamente hubo un avión de Gendarmería que difundió el hecho, y no es la primera vez ni será la última, donde se nos quiere distraer (otro astrónomo de Bs.As.)

Fueron REFLECTORES (otro escéptico)

Si todos los pilotos se confunden con tantas cosas, la empresa de volar (con o sin radares) debería ser para los racionalistas dogmáticos algo temerario y muy aventurado. (les recomendamos que no vuelen más si realmente creen que los pilotos pueden tener tantas fallas).

En realidad, las “explicaciones racionalistas dogmáticas” son muy risueñas.

En Bariloche no hubo solamente un caso de “piloto confundido”. Hubo muchos otros testigos en diferentes planos de observación.

Por lo tanto, las únicas posibilidades son dos:

Que todos los intervinientes se hayan confundido todos a la vez….

O que hayan confabulado todos a la vez.

El punto 2 tiene su origen en lo señalado por un astrónomo de Buenos Aires en un diario de la época, que dijo que todo se debía a una “MANIOBRA DE DISTRACCIÓN” (con intervención de fuerzas militares, comerciales y civiles….vaya confabulación!!!!!…(menos mal que son los escépticos los que culpan a los ufólogos de hablar siempre de maniobras o hipótesis conspirativas!!!)

Si hemos de hacer caso y tomar en serio las afirmaciones escépticas (y con todas las explicaciones que han dado al caso Bariloche), tenemos que hilvanar
que: pilotos de avión de Gendarmería, pilotos de avión comercial de Aerolíneas, personal de tierra, etc… tuvieron una sucesión de hechos extraordinarios, sin precedente alguno:

Al momento de la observación se confundieron con la luna

Lo mismo con el planeta Marte

A la par se presentó un meteorito cayendo a la atmósfera.

En ese mismo instante se presentó una centella

TODOS los testigos se confundieron en el recorrido de esos cuerpos celestes, ya que lo vieron siguiendo al avión de Aerolíneas a corta distancia.

A su vez – y ¡oh casualidad!, en ese mismo instante!!! – alguien utilizó un reflector de máquina pisanieve en la zona…

El frío afectó justo en ese instante, a los generadores eléctricos, provocando el apagón… Pero hete aquí que también por arte de magia, apareció un prototipo experimental de una potencia (así como no podemos afirmar que el Ovni sea una nave alienígena, es cómico advertir que los escépticos también hacen expresiones de fe, porque…¿cómo saben que era un prototipo?…y…¿cómo saben que era de una potencia?….y…¿de qué potencia están hablando?…

Por fin, luego de todo lo que pudo ser y apareció por allí, faltaba la “frutilla del postre”. En realidad, dado que esto fue una “maniobra de distracción”, de todas maneras no podemos creer nada.

Si el lector examina la cuestión, advertirá que la charlatanería no sólo comprende a una parte de la Ufología, sino que también encontramos esta negativa cualidad en algunos negadores que pretenden hablar en nombre de la ciencia.

Porque desde su miopía intelectual pretenden hacernos creer que:

Si no se confundieron con la luna y Marte…

Se confundieron con un reflector…o si no…

Se confundieron con un meteorito…o si no…

Se confundieron con una centella…o si no…

Se confundieron con un “prototipo experimental de alguna potencia”…o si no…

Armaron todo como maniobra de distracción..

Fantástico!!!!!!!!

Si por ellos fuera habrían agregado la explicación que una vez dio un científico norteamericano a los casos Ovni, definiéndolos como producto de la “OLA DE CALOR”. Pero claro está, en Bariloche y en pleno julio, un poco difícil, ¿no es así?

¿Sabrán estos desinformados que en Argentina hay casi 50 casos iguales o parecidos a los de Polanco en Bariloche desde 1955 a la fecha, donde pilotos y personal de torres de control denunciaron cosas similares?

Es casi totalmente cierto que no lo saben.

Tampoco que el 90 % de esos pilotos civiles y militares, fueron tajantes a la hora de comentar lo observado, con maniobras y velocidades fuera de lo común (así como formas extrañas que no se condicen con las de vuelos convencionales).

¿Sabrán estos desinformados que el promedio de duración de los 50 casos de pilotos argentinos con ovnis, la misma excede los 25 minutos? (es decir, que el promedio de duración no se condice con la duración de fenómenos naturales o convencionales)

¿Habrán examinado la documentación que prueba que –además de los pilotos en vuelo– en varios casos la observación se realizó simultáneamente desde otros aviones y desde tierra, e incluso captados en radar?

¿Habrán leído algo sobre las observaciones efectuadas por personal militar en la Base Aeronaval de Punta Indio en 1965?

Y si leyeron sobre eso y las observaciones del piloto Federico Machain y personal de tierra y radar, dirán acaso que las maniobras inteligentes del Ovni se correspondían con gas ionizado o un meteorito?.

La primaria conclusión que podemos extraer es que no saben nada de lo que están hablando…y si lo saben, falsean y acomodan los datos para su comodidad.

Queda claro que desde la visión estrecha y falaz de los negadores, así de profundas y lamentables son las constantes equivocaciones de sus discursos.

AUTOPSIA TRUCHA

La denominada “autopsia de Roswell” es un tema que los propios investigadores Ovni hemos denunciado a poco de mostrarse en las pantallas de TV. No es atribución de ningún racionalista dogmático.

No entraremos en detalles del episodio Roswell, ya que no es el fin de esta nota. (y es un tema que nada tiene que ver con la autopsia) Sólo basta referirse a la cuestión de la falsedad de la película que varios colegas y yo mismo dijimos hace MUCHOS AÑOS.

Que no nos vengan ahora los racionalistas a escribir en libros y páginas de internet que lo descubrieron ellos.

NAVES EXTRATERRESTRES Y OVNIS

Los negadores (ya no me cabe duda que ya en mala fe), vuelven una y otra vez a la carga afirmando que:

Dado que el Hollywood afirman que los OVNIs son naves ET

Idem con una parte importante de la prensa

Idem con cierta literatura fantástica (léase ciencia ficción)

La consecuencia es: “la gente y los ufólogos creen que los OVNIs son naves interplanetarias”

Ha sido inútil remarcarles que tal asociación es hipotética, y aún varios investigadores del fenómeno de renombre mundial no la tienen entre sus preferidas.
Ha sido inútil remarcarles que una gran parte de los testigos (más del 80 %) no suelen referirse a lo que observaron como algo “extraterrestre”

Y más inútil aún ha sido DEMOSTRAR que los propios ufólogos e investigadores ovni en argentina, no son promotores de la idea o asociación Ovni = nave extraterrestre.

Pero el que haya sido inútil no significa que nos demos por vencidos, porque justamente este tipo de racionalistas dogmáticos pretende acallar grandes verdades a costa de promover grandes falsedades o historias fragmentadas.

Por tal motivo: la demostración que el ufólogo o investigador ovni argentino no es creyente en ovnis y no le interesa promover a los OVNIs con alguna idea específica se pueden encontrar en nuestro artículo “¿Es el investigador Ovni argentino creyente en extraterrestres?”.

Esa estadística (elaborada en base a varios congresos de Ovnilogía y las ponencias que se ofrecieron en los mismos), es totalmente DEFINITORIA y CONTUNDENTE (y son datos precisos y cuantificables): en más del 90 % del total de conferencias de congresos argentinos de Ovnilogía, ninguno de los investigadores hizo alguna asociación entre OVNI y NAVE EXTRATERRESTRE.

Nuevamente los racionalistas dogmáticos hablan desde su perfecto desconocimiento de lo que ocurre en el ambiente ovni y desinforman a la opinión pública.

OVNIS RIDÍCULOS

Los racionalistas dogmáticos suelen argumentar que algunas cuestiones dentro de la Ovnilogía son ridículas (los motivos de su presencia, los datos de algunos casos, etc)

Una vez más no han descubierto nada nuevo y sus especulaciones son muy perimidas, ya que el astrofísico e investigador Ovni Jaques Vallee decía por 1972 que las manifestaciones del fenómeno parecían “absurdas” (libro Pasaporte a Magonia).
Pero agregaba Vallee:

“La conducta de unos visitantes no humanos de nuestro planeta, o la conducta de una raza superior que coexiste con nosotros en este planeta, no tendría necesariamente que aparecer lógica a los ojos del observador humano. Los hombres de ciencia que apartan con gesto despectivo los informes sobre Ovnis porque “es evidente que unos visitantes inteligentes no se comportarían así”, sencillamente jamás han pensado en serio el problema de la inteligencia no humana. En realidad la observación y la deducción se ponen de acuerdo para afirmar que las acciones organizadas de una especie superior deben aparecer absurdas a los ojos de la inferior. Que esto no excluye el contacto ni siquiera la cohabitación es un hecho evidente demostrado todos los días en nuestro planeta, donde los seres humanos, animales e insectos realizan actividades entremezcladas, a pesar de sus diferentes niveles de organización nerviosa.“ (fin de la cita)

SOBRE LAS INTENCIONES DE LOS UFOLOGOS

Algunos racionalistas dogmáticos apelan a sentenciar que el ambiente ufológico es un fiasco.
Lamentablemente para ellos…

Hay investigadores y ufólogos serios (incluso profesionales universitarios) y no desean obtener beneficios con el tema…

La gente tiene una idea más equilibrada de lo que los negadores piensan.

Es cierto que hay de todo y para todos los gustos. Ya dije al comienzo que algunos pseudoinvestigadores se han aprovechado de la temática ovni para hacer negocios o decir falsedades.

Pero hay que admitir que EN TODO TEMA (sea social, cultural, deportivo, político) hay charlatanes, y los OVNIs no parecen ser la excepción.

Por otra parte, mal pueden algunos escépticos acusar a los ufólogos de comerciar cuando ellos mismos han logrado más ingresos que los investigadores Ovni, todo ello a costa de notas sobre los OVNIs!!!!

Es decir: los OVNIs les han servido para lograr ingresos.

Por el contrario, conozco a decenas de investigadores Ovni que JAMAS tuvieron como fin acceder a dinero o beneficio alguno.

LAS GRANDES MENTIRAS SOBRE ESTUDIOS Y CONCLUSIONES DE LA UNIVERSIDAD DEL COLORADO

Para finalizar, es frecuente leer a los negadores afirmando que “los estudios serios y concluyentes han demostrado que el 99 % de los casos Ovni están explicados”.
A veces se recurre al estudio (léase fiasco) de la Universidad del Colorado (1966 – 1969) cuyo profesor Edward Condon era su máximo representante.

El físico Condon, rodeado de unos pocos miembros (que no pasaron de 7 personas), emitió un “veredicto” que siempre es citado por los escépticos como definitorio en contra de los OVNIs.

Pero hete aquí que….

La cantidad de casos recopilados por el Proyecto Condon (sumados a los del Proyecto LIBRO AZUL de la Fuerza Aérea Americana) fue de 12.618.

De esos 12.618 casos el Proyecto Condon sólo investigó 59 episodios (menos del 1%!!!!!!!).-

El proyecto Condon sólo tenía 9 miembros (no fue siquiera un proyecto multidisciplinario). Incluso 2 de los 9 miembros (los psicólogos David Saunders y Norman Levine) mostraron documentación que probaba que el proyecto ya tenía una decisión contraria antes de comenzar, e incluso que debían dejarse de lado las evidencias físicas para apuntar a los testigos. (es decir: ridiculizarlos). Luego de tal información los 2 profesionales citados fueron echados del proyecto, que sólo quedó con 7 personas.-

Como se ve, el “definitorio” e “importante” proyecto Condon fue un verdadero fraude, una comedia “oficial” que sólo puede mover a risa.

Hubo posteriores estudios realmente serios y científicos sobre los OVNIs?. Los negadores le dirán que no, pero la verdad es que sí los hay.

Tenemos 3 ejemplos a fines de los 90, en diferentes latitudes, con diferentes condiciones socio-culturales, políticas, etc.

¿Qué nos dicen esos estudios y a qué conclusiones primarias han arribado?.

La investigación oficial de la Academia de Ciencias de Rusia, quien a fines de los 90 concluyó que: “No hay indicio de que los OVNIs sean un arma secreta y los oficiales responsables de esta investigación se ven obligados a informar que probablemente estemos ante una presencia alienígena” (General Vasili Alexeyev).

Quizás el más importante: el INFORME COMETA (Francia). Elaborado por prestigiosos científicos y militares confirma que: LA REALIDAD FÍSICA DE los OVNIs ES INCUESTIONABLE”. Algunos de los científicos de su staff son: Prof. Andre Lebeau (Centro de Estudios Espaciales), Jean Ribes (ex Director de Observatorio Astronómico), etc.- El INFORME COMETA también dice: “EXISTE UNA INTELIGENCIA TRAS EL FENÓMENO OVNI Y ESTO PODRIA DEBERSE A UN LENTO PERO PROGRESIVO PLAN DE CONTACTO.”

El INFORME STURROCK de 1998 (EE.UU). Se trata de un comité de científicos, entre los cuales se destaca Peter Sturrock (Profesor emérito de Astronomía y Física aplicada de la Universidad de Stanford). El comité tiene como miembros a físicos, ingenieros aeroespaciales y astrónomos. De sus páginas se desprende claramente que si bien no se puede arribar a conclusiones definitorias sobre el origen extraterrestre de los OVNIs…”NOS ENFRENTAMOS CON UN FENÓMENO INUSUAL Y DESCONOCIDO POR LA CIENCIA…Y DE SEGURO QUE LA INVESTIGACIÓN DE los OVNIs PUEDE AYUDAR A LOS CIENTÍFICOS A COMPRENDER MEJOR LA REALIDAD QUE NOS RODEA:”

Que los escépticos callen y no mencionen estos estudios quizás tenga un motivo muy concreto: dan un veredicto a favor de la existencia Ovni.

Por ende, no los mencionan, y tampoco pueden cuestionar a sus miembros, que son científicos de gran renombre e incluso en ciencias llamadas “duras”.

Estos sí que son estudios novedosos y contundentes, todo lo contrario al perimido y payasesco estudio de Condon de fines de los 60.

En conclusión: la realidad del fenómeno ovni – en base a estudios serios – ha demostrado que el residuo de casos no explicados (que no es del 1 % sino del 5 % al 10 % como mínimo), se corresponde con la presencia de algo real e inteligente.

Los negadores tratarán de seguir aferrados a ideas falsas como el fiasco de Condon, para justificar sus dichos.

Tratarán de buscar “explicaciones” y más aún: de desalentar al público dando a entender que la cuestión Ovni es algo antiguo porque “hoy ya sabemos la verdad”.

Mienten descaradamente.

Los reportes y denuncias continúan y el fenómeno – mal que les pese – no encuadra con las múltiples “explicaciones” con las cuales quieren terminar de una buena vez con el asunto.

En realidad, la única explicación plausible en este caso es que:

Los negadores están generalmente desinformados

No tienen interés en profundizar el tema

No pueden revisar sus dichos porque se les caería la estantería.

Su “estudio” se limita a “explicar” cualquier caso mediante cualquier artilugio.

Que al saber que hay comisiones gubernamentales y científicos que avalan el tema, callarán totalmente.

De allí que frecuentemente digan la falsedad que “no hay profesionales universitarios que acepten la cuestión ovni”.

UNA APOSTILLA: los OVNIs COMO MANIOBRAS DE DISTRACCIÓN y LA INFLUENCIA DE LOS MEDIOS

“Puedo ver y decir y sentir, mi vida dormirse bajo tu influencia” (Charly García)

El 1 de mayo de 2007 salió al aire en el canal América 2 de Argentina el programa semanal de Luis Majul con la presencia – entre otros invitados – del periodista Carlos Polimeni.

Aunque se estaban tocando temas referidos a política general, Polimeni afirmó en un momento de la entrevista, que ante un problema de un gobierno X, justo allí se produjo “una invasión de Ovnis en Bariloche”.

Lamentablemente no alcancé a escuchar si se estaba refiriendo al famoso caso del piloto Polanco en Bariloche en 1995, pero sea cual fuere el caso, lo que nos interesa aquí es advertir que este tipo de falacias se vienen repitiendo “como un loro” durante años.

Hay grupos escépticos y defensores del “racionalismo” que aún hoy día siguen atribuyendo los casos ovni de mediados de los 60 a la crisis política imperante.

Desde entonces hasta ahora (sea con gobiernos o no democráticos), distintos personajes reiteran esta cuestión, que no posee sustento alguno.

No se desvía la miseria, el hambre y la falta de trabajo con una noticia sobre la aparición de un Ovni.

Las amas de casa y público en general siguen sus quehaceres y transitan sus problemas de la misma manera…y mucho más los mercados y empresas industriales y comerciales.

En las denuncias Ovni es el PUBLICO el que informa los casos.

Sólo los informados saben que más del 90 % de los casos no salen a la luz pública.
La gente nos lo comunica y generalmente esos casos se archivan.

Ya dije más arriba que a partir del caso de Bariloche de 1995, hemos tenido casi 900 casos nuevos, que en ningún medio de prensa masivo han aparecido.

Si alguien quisiera aprovechar tal cosa habría puesto diversos mecanismos en acción y el tema Ovni siempre hubiese estado en el tapete.

En los últimos tiempos fueron sólo tres los momentos en los cuales los MEDIOS MASIVOS se encargaron de difundir el tema Ovni.

Entendemos como difusión MASIVA a una generalizada en diarios, revistas, programas de radio y TV de alcance NACIONAL.

Los mismos fueron:

año 1985/6 (tema Capilla del Monte, Córdoba)

año 1991 (Gran cantidad de casos en Victoria, Entre Ríos)

año 1995 (Los casos Bariloche y Cutral Co en el sur argentino)

Seguramente en esos años ocurrieron cosas a nivel político y social….y esto tiene una razón muy simple: no hay en Argentina años donde podamos hablar de estabilidad en casi ningún aspecto.

Por otra parte los medios no hicieron otra cosa que hacerse eco de las denuncias que la propia gente hacía en los lugares mencionados.

Entonces, la posibilidad de una maniobra de distracción no es bajo la INVENCIÓN de un caso por parte de autoridades oficiales como alguien quiere mencionar.

Lo único que pudo ocurrir (a excepción de la primera información de Capilla del Monte donde intervino un periodista de canal 9 y con dudosas notas), es que en base a casos reales denunciados por testigos creíbles, “alguien” (léase de la prensa, el gobierno o lo que fuere), haya aprovechado tal noticia y le haya dado “cuerda”.

Para que tal cosa ocurra, casi todos los medios masivos (incluso los no oficialistas) deberían haberse plegado y “caído en la trampa”.

Aún si suponemos que esto pudo ocurrir (sólo en 3 casos, como antes señalé), habría que admitir también que tal “MANIOBRA DE DISTRACCIÓN” se haya ejecutado con el convencimiento que sería de utilidad.

¿Creemos realmente con seriedad que la noticia de un hecho relacionado al fenómeno Ovni puede contribuir a la nulidad de los actores sociales?.

Realmente es tan infantil aceptar eso que cuando se dice livianamente que “hay maniobra de distracción con los OVNIs” uno no puede más que esbozar una sonrisa lacónica.

Si fuera por crisis sociales, políticas y económicas de Argentina, tendríamos que tener una avalancha de informaciones Ovni, dado que las crisis se han presentado casi todos los años.

¿Ha apoyado algún gobierno – democrático o no – la cuestión de la difusión e investigación ovni?. La respuesta tajante es: NO.

Ningún gobierno lo ha hecho, y las únicas comisiones que funcionaron en las Fuerzas Armadas (sea en gobiernos o no democráticos), jamás dieron a conocer sus resultados definitorios y los archivos han desaparecido.

Todos recordarán uno de los casos más difundidos allá por 1968 (Gobierno Militar de Onganía) con el denominado CASO VIDAL. El hecho tuvo gran repercusión: un matrimonio que supuestamente viajaba hacia Mdp y que apareció teletransportado en cercanías de México D.F.

Nos ubicamos tiempo y espacio: año 1968. Crisis nacional muy seria.
A nivel internacional, lo mismo: ya había ocurrido el mayo francés y en esas horas ya había sido asesinado Luther King y estaban por atentar contra Robert Kennedy, más guerra de Vietnam, etc,etc.-.

En ese contexto sucedió el caso “Vidal”.

Según la óptica de los escépticos y desinformados que hablan de “distracciones”, bien se podría haber aprovechado el caso para “distraer”.
¿qué hicieron las autoridades por entonces?

Cancillería negó todo el caso rotundamente.

Los investigadores que querían ahondar en el caso fueron “invitados” a callarse y cesar en su acción.

El propio Costa Méndez (que también sería Ministro de Relaciones Exteriores de Galtieri), llegó a decir que “seguramente fue un cuento chino”.

Y el caso fue totalmente silenciado en forma directa y fulminante.

VOLVIENDO A LA ACTUALIDAD

Los medios han cambiado mucho desde aquel lejano 1968.
Por eso cuando se nos intenta hacer creer en “maniobras de distracción”, lo más lógico es aceptar que tales maniobras podrían realizarse con mejores y más óptimos resultados en otros temas (de variada índole), más que con los OVNIs.

En nuestro tema tenemos el famoso episodio de Capilla del Monte, cuando luego de un hecho denunciado por varios testigos, alguien (curiosamente de la prensa amarillista), generó un revuelo con notas sensacionalistas.

Otro episodio anterior fue el lamentable hecho de 1973 cuando medios televisivos le “dieron cuerda” a algún pobre delirante, como fue el caso de Francisco García, autotitulado “Marciano por parte de madre y Comandante de las Fuerzas Cósmicas”, quien había vaticinado un descenso de flotilla Ovni en Chascomús.

Y ni hablar de un canal que presentó a un supuesto extraterrestre en su estudio!!!

Ya a fines de los 90 (en este caso el asesor de producción de tan lamentable programa fue también un colega de Polimeni, el periodista Alejandro Agostinelli, quien es Secretario de Redacción de supuestas revistas científicas”).

¿Obedece esto a una directiva general para “distraer”
o más bien a necesidades comerciales de los propios intervinientes?.

No dudo en afirmar que es por lo segundo: más bien todo parece ser un tema de conveniencia comercial, y punto.

La misma situación se produce – seguramente – con programas de famosos, chismes y también con decenas de programas deportivos.

En los primeros, las peleas mediáticas….en los segundos: el bombardeo constante de noticias previas a un partido de fútbol (a veces 72 horas antes) y posteriores al partido (a veces 72 horas después!!!).

En todo caso (lo más probable) esto sea parte del mismo ir y venir del consumo, que se maneja más libremente de lo que se cree.

La gente no es tonta, y no dejará de hacer algo por el hecho que aparezca una noticia.

Volviendo al punto principal: sólo aquel que NO ha pasado hambre o pobreza puede decir que una noticia Ovni puede “distraer”. Cuando hay convulsiones y movimientos sociales, no hay distracción que pueda contenerlos.

En la nota anterior hablamos del astrónomo que dijo que el caso Bariloche de 1995 fue armado porque “había personal de Gendarmería que también lo había visto”.

Además de no entender porque quien debe estar en temas como las lunas de Saturno o los cometas pueda expresar con tanta liviandad semejante cosa, queda claro el profundo grado de desinformación e ignorancia en tales aseveraciones.

Desde la perspectiva del astrónomo, nosotros también podríamos decir que las noticias sobre lluvias meteóricas u otros temas celestes podrían también obedecer a maniobras de distracción.

Pero eso sería tan disparatado como lo es decir lo mismo sobre los OVNIs.

La llamada “CORTINA DE HUMO” es más bien otra cosa.

A partir de un hecho que no puede o no debe explicarse abiertamente, se utilizan recursos para falsear la realidad.

Una verdadera cortina de humo fue lo ocurrido con las mutilaciones de animales en el 2002 (que continúan hoy día, en menor grado).

Por aquel entonces, un ente oficial con su titular a la cabeza, sostenía una serie de hipótesis (las daba casi por un hecho), afirmando con total convencimiento que la pista de la acción humana se escondía tras esas mutilaciones.

Se hablaba desde “sectas” hasta “cirujanos furtivos”.
Cuando el número de casos se amplió a casi todo el país y más de 250 localidades y ciudades, desde Santa Cruz a Salta, llegando incluso a Rep.Oriental del Uruguay y sur de Brasil, quedaba claro que la “acción humana” no podía explicar los casos.

Tampoco el aguará guazú, el gato chaqueño, la avispa germánica, ni aves predadoras. (“explicaciones” que se daban en forma constante con el fin de terminar de una buena vez con el asunto) Como el caso no podía cerrarse fehacientemente, se encontró y disparó la versión del “ratón hocicudo”.

Para ello había que tener en cuenta que:

El ratón había cambiado su dieta

El radio de acción del ratón hocicudo abarca sólo una parte de nuestro país.

Cuando muchos periodistas y medios se presentaron en una Conferencia de Prensa brindada a nivel oficial, con “bombos y platillos” se les dijo que todo estaba explicado.

Pareció que ningún periodista de los allí presentes se percató de que:

La única posibilidad que el ratón hubiera sido el causante de las mutilaciones es que una tremenda masa de animales se hubiese desplazado a lo largo y ancho de la Argentina (sabiendo que el ratón hocicudo no existe en la zona norte del territorio).

La otra posibilidad es que TODOS LOS RATONES A LA VEZ, desde distintos sectores, hayan decidido cambiar su dieta. (esta última posibilidad es más absurda que la primera, a no ser que creamos que los ratones cuentan con celulares para avisarle a miles de Km. a sus congéneres)

Sea como fuere, la conferencia de prensa brindada en julio de 2002 logró su cometido. Los medios creyeron a pie y juntillas la explicación brindada a nivel oficial (aún cuando decenas de veterinarios recibidos en Universidades no la aceptaron, luego de examinar los restos).

Jamás se volvió al tema y el caso quedó como “CERRADO”. (“cerrado” sólo para quienes necesiten dejarlo así)

Lo que nadie puede negar es que las mutilaciones existieron, así como ocurre con las denuncias Ovni.

EN DEFINITIVA

La cuestión Ovni trasciende la operativa de distracción, porque un 95 % de los casos no llega jamás a los medios.

Un punto final es el que tiene que ver con los propios ufólogos e investigadores serios de nuestro país.

Mal que le pese a muchos, estos investigadores han aportado su grano de arena para un enfoque coherente y científico del problema.

Si hoy existiese un caso “armado” por parte de alguien, se debe tener en cuenta que al tener notoriedad, llegará a manos de un ufólogo o investigador ovni.

Si eso ocurre lo más probable es que el caso sea denunciado como fraude por parte de los investigadores mismos, como fue en 1973 en Chascomús, la payasada armada por un noticiero en Capilla del Monte en 1986 y otras yerbas.

Que yo sepa, – y citando este último ejemplo – ninguna persona cambió su vida y dejó de hacer cosas por el simple hecho que José de Zer se haya agitado trepando las sierras cordobesas.

Por fin: la supuesta efectividad de estas distracciones – si es que por un momento aceptamos esto – no logran ningún efecto.

Las “maniobras” que algunos dan por seguras como si fuesen leyes matemáticas parecen ser más bien simples suposiciones o enfoques interpretativos endebles y sin fundamento.

Carlos D. Ferguson