LOS DESINFORMADORES DE LA UFOLOGIA (PARTE 1)

SOBRE 3 FALACIAS Y MENTIRAS DIFUNDIDAS POR RACIONALISTAS DOGMÁTICOS

Este artículo tiene por destinatarios a neófitos o personas que recién comienzan a incursionar dentro del mundillo ufológico, ante varias consultas que me efectúan en las redes o charlas.

Los DESINFORMADORES son personajes que incursionan en la Ufologia y utilizan argumentos falsarios o irreales para querer trastocar la verdad, (y a veces calumniar), para generar confusión o intentar ganar adeptos.

El recordado astrónomo Dr.Hynek (máximo referente de la Ufología y astrónomo), decía que a estos personajes los mueve un extraño comportamiento, que definía en una frase: “Yo no creo en las hadas, pero no encuentro el menor intento compulsivo en combatirlas”.

Es decir: aunque afirman ya haber encontrado “la verdad” de la Ufología y que todo se debe a un cúmulo de confusiones, fraudes y engañadores, continúan incursionando en ella de manera compulsiva, como un jugador enfermizo empecinado en seguir apostando en una mesa de Casino.

Llamativamente se asocia indirectamente al “contactado”, quien también cree tener todo resuelto y saber “la verdad”, gracias a que los “hermanos cósmicos” se lo trasmiten.

Y más raro aún es que ambos (escépticos y creyentes) coincidan en un discurso contra el Ufólogo medio, a quien tildan de ser una persona que pierde el tiempo en dedicarse al estudio Ovni de huellas y estadísticas y que lo mejor que puede hacer es dejarlo todo. 

En esta oportunidad obviaremos a los contactados, e iremos directamente con los racionalistas dogmáticos (escepticoides de turno).

Tres Falacias discursivas que vienen sosteniendo en las redes.

Falacia 1 = “Los Ufólogos son creyentes en extraterrestres”

Realidad = De cómo los Ufólogos NO somos creyentes en extraterrestres

Durante 16 años en La Red Argentina de Ovnilogia (RAO), efectuamos varios Congresos en Mar del Plata, con la masiva presencia de participantes Ovni y de público y medios de prensa.

Un modo de establecer el perfil del ufólogo medio de Argentina se puede obtener haciendo un examen de todas las conferencias que se presentaron en esos Congresos. Allí tenemos una muestra perfecta y comprobable para saber qué opinaba el ufólogo en general.

Tomamos la cantidad de ponencias de:

1991 = Congreso cero fundacional Rao

1993 = Primer Encuentro Rao

1995 = Segundo Encuentro Rao

1997 = Tercer Encuentro Rao

1999 = Cuarto Encuentro Rao

2000 = Primer Jornada de Ufología Científica Rao

2001 = Quinto Encuentro Rao

2003 = Sexto Encuentro Rao

En total son 89 exposiciones, divididas en:

  • 63 TRABAJOS TEÓRICOS = enfoques sociológicos, psicológicos, estadísticos, etc.
  • 26 TRABAJOS PRÁCTICOS = investigaciones y encuestas de campo.

Los detalles y títulos de cada una de esas conferencias constan en archivos, actas y web sobre la Rao, por lo que es insostenible creer que los desinformadores no sepan de ello (a pie de nota el lector podrá ver algunos de esos títulos y notará claramente que no hay ninguna afirmación como creencia a lo Extraterrestre).

Presentaron trabajos investigadores y analistas como: Tte. Fragata Daniel Perissé – Lic.Angel Díaz – Grupo Gifad – Luis Pacheco – Oscar Alemanno – Dr.Juan Acevedo –  Cridovni (de Fuerza Aérea Uruguaya) – Diego Viegas – Dr.Nestor Berlanda – Ruth Gerstel – Juan Pablo Gomez – Prof.Oscar Uriondo – el afamado antropólogo Lic.Carlos Sarasola – Dante Minazzoli – etc.

Muchas personalidades y ninguna de ellas se pueden encuadrar como “Creyentes en extraterrestres”.

Pero el análisis de las 89 conferencias es contundente:

  • La muestra de expositores es heterogénea del conjunto de participantes, y aún de distintas regiones o provincias del país y a lo largo de muchos años. (social, geográfica y temporal)
  • La cantidad de ponencias es lo suficientemente representativa del conjunto general de ufólogos, mostrando una preponderancia por los trabajos de tipo teórico.
  • En un 95 % del total de ponencias NINGÚN UFÓLOGO SE REFIRIÓ A LOS OVNIS COMO CREENCIA O ALGO EXTRATERRESTRE. Ni tampoco se mostró PARTIDARIO DE LA HIPÓTESIS EXTRATERRESTRE COMO ALGO CONFIRMADO Y DEFINITIVO.
  • Es “vox populi” que en los Congresos Rao siempre se realizaron debates con el público (200 personas promedio) y con medios de prensa presentes (locales y nacionales). Todos quedaron asombrados del enfoque de los investigadores, que nunca sostuvieron la hipótesis extraterrestre como una verdad absoluta.  

Por ende

  • Es TOTALMENTE FALSO el axioma de los desinformadores y  racionalistas dogmáticos. La gran mayoría de los Ufólogos no son creyentes en extraterrestres ni hablan de eso como creencia.
  • Tal asociación es esgrimida en forma constante por los desinformadores de turno (incluida una parte de la comunidad científica) sin examinar debidamente los datos o bien ocultándolos y falseándolos a sabiendas.

Los “ocultadores seriales de la realidad”, sólo emiten frases de ocasión, pero la verdad queda reflejada en LOS HECHOS y no en divagaciones.

Nos encontramos claramente ante farsantes de la información.

Falacia 2 = “Los Ufólogos civiles que participaron en la Comisión Oficial de F.Aérea de 2011 al 2014 eran “creyentes en extraterrestres” y no aportaron nada destacable”.

Realidad = De cómo quienes participamos en tal Comisión NO somos creyentes en extraterrestres y realizamos aportes serios y no divagantes a la Comisión.

En un artículo reciente publicado en mi web, me aboqué a detallar algunos aspectos de mi participación en la Comisión Oficial de la Fuerza Aérea (2011 al 2014) como primer miembro civil de la misma. (http://www.carlosferguson.com.ar/archivos/559)

He destacado allí detalles de lo hecho y aportado, pero para no involucrar a los restantes civiles, hablaré ahora exclusivamente por mí.

En esa participación del 2011 al 2014, los aportes fueron varios (8 en total), destacándose  la aplicación de sistemas de validación de casos provenientes de 2 fuentes: el de “Extrañeza y Credibilidad” del Prof. Hynek (EE.UU) y otro más amplio llamado “Test de Certidumbre” propuesto por Guasp y Olmos (España).

Algunos desinformadores de turno, intentaron el discurso infantil de asociar a quienes éramos los civiles participantes, de proponer en el seno de la F.Aérea a “enanitos verdes”, “extraterrestres”, y frases por el estilo.

Tal especulación es insostenible (incluso el sistema de validación de casos propuesto de España proviene de uno de los asesores actuales), por lo cual semejantes argumentaciones sólo tienen el fin de desinformar tendenciosamente, o sea: mentir descaradamente.

Por eso – ahora ya desligado de mi participación oficial – es hora de salir a la palestra y demostrar todas estas falacias una por una.

Por lo que se aprecia, lo que la actual Comisión muestra como logro máximo es detectar supuestos casos OVNI y determinar su naturaleza OVI.

En mi caso, durante más de 40 años he descubierto unos 250 casos donde supuestos OVNIS terminaron siendo confusiones con fenómenos naturales o artificiales, o aún fraudes.

Lo que hoy se hace con carácter “Oficial” y con asesores externos (e imagino con algún sueldo institucional), y con programas especiales de web, ya lo hacíamos hace años, sin necesidad de tal aparataje ni costo alguno.

Y por si fuese poco, además de detectar esas confusiones, algunos ufólogos fuimos los primeros en denunciar el accionar de sectas platillistas y de vulgares aprovechadores de la Ovnilogía, mucho antes que cualquiera.

En todo caso, celebramos que la actual Comisión siga los pasos que emprendimos hace tantos años.

Pero nosotros estamos metidos en la cuestión desde dentro y no de la periferia.

Ya sabemos hace más de 70 años que un 80 % del total de casos denunciados se debe a confusiones y fraudes, por lo cual, no hay ningún descubrimiento trascendente en eso.

Que hoy alguien intente afirmar que una Comisión Oficial desde 2014 realiza esto como algo novedoso, es de una ingenuidad completa.

De mi parte me siento y sentiré siempre orgulloso de esta etapa del 2011 al 2014, de mi tarea desempeñada en la misma, y seguiré citando mi participación le pese a quien le pese. Por cierto, en esas propuestas no entraban los “extraterrestres”, “enanitos verdes”, ni cosas que algún imbécil nos quiere endilgar.

La historia juzgará que hicimos lo correcto y nos jugamos abiertamente a enfrentar los hechos de 2011 al 2014 mientras los cobardones de ocasión (algunos ufólogos o escépticos de turno), se refugiaban en la crítica barata y venenosa.

Tengo todos los elementos y la información para seguir respondiendo estas cosas.

Los desinformadores decían que el prestigio de una Comisión Oficial no podía dar cabida a “ufólogos creyentes”.

Llamativamente creen que un buen colaborador representa a alguien titulado como “periodista científico” extranjero. En realidad, se supone que “periodistas científicos” en Argentina también tenemos (eso sí, a excepción de uno al cual no habría que llamar, ya que sólo realiza papelones y que conocemos muy bien, por no saber contestar algo que un escolar sabría en un programa de TV).

Que la actual Comisión Argentina de cabida a personajes de este calibre muestra a las claras que el criterio de inclusión del personal está basado en amistades.

En suma: a los civiles participantes en la etapa 2011 al 2014 nos exigieron títulos para el tema imágenes, desconociendo que estábamos en calidad de asesores en un tema al cual dedicamos décadas y para el cual se nos convocó en 2011, además de tener profesiones y antecedentes intachables en nuestras actividades.

Luego convocaron a colaboradores, algunos definidos con el rótulo de “Investigador” (es decir, lo mismo que éramos nosotros).

Y ya que de títulos se trata, es importante aclarar que el actual titular de la Comisión, no posee título técnico alguno.

Ya hemos tenido en Ufología algunos personajes ególatras incurables. Repetir estas recetas en Comisiones Oficiales no es sano, ni coherente con los actuales tiempos, aunque ser un mal endémico de algunos argentinos.

Falacia 3 = “La mejor Comisión Oficial en Latinoamérica actualmente es la de Argentina”

Realidad = La única Comisión Oficial actualmente que analiza las denuncias Ovni en forma INTEGRAL (es decir, la más completa) es la Cridovni de Fuerza Aérea Uruguaya.

Hace un tiempo salí al cruce de alguna expresión emitida desde el extranjero, sobre inexactitudes referidas a la Comisión Argentina.

Me refiero al analista B.Olmos (España), quien en forma apresurada y errónea, afirmó que la mejor Comisión de Sudamérica era la de Argentina, obviando a la pionera de Uruguay. (ver mi nota “Sobre la Comisión Oficial” http://www.carlosferguson.com.ar/archivos/559)

Olmos parece tener pésimos asesoramientos últimamente, ya que en nota de reciente difusión, manifiesta que un ex ufólogo Uruguayo, era miembro del Proyecto “Blue Book”, lo que es un dato totalmente inexacto (menos mal que estos asesores son infalibles en sus conocimientos…!).

Con sus comentarios sobre la Comisión Argentina, Olmos parece seguir perdido en sus desaciertos.

He basado muchos de mis trabajos en los de B.Olmos, e incluso el “Test de Certidumbre” (del cual es co-autor con M.Guasp), fue el que implementamos de 2011 al 2014 en F.Aérea y lo hago en cada trabajo que realizo a nivel estadístico.

Pero esto es la prueba que por más capacitado que se crea un investigador, y aún con extensa trayectoria, puede caer en dislates semejantes, seguramente por tener paupérrimos informadores.

¿Este es el material humano tan invalorable que necesita una Comisión de nuestro país?

Dado que parece que el tema de los desinformadores pasa por mirar “la paja del ojo ajeno y no ver la viga en el propio ojo”, me permitiré unas palabras para aclarar al lector algunas cosas. Me creo en el derecho de esto por haber sido parte de la primera etapa de dicha comisión (la de 2011 al 2014), como miembro civil.

El Fenómeno Ovni comprende muy distintos aspectos de un tema difícil para toda investigación. En mi estudio de más de 30 años de elaboración, sobre 2.000 casos de Argentina (1947 – 2020), y coincidiendo con otros prestigiosos analistas a nivel internacional, se puede determinar que las variables a estudiar en lo que llamamos FENÓMENO OVNI son más de 40, todas ellas son importantes y que requieren un enfoque particular. Tal complejidad requiere un análisis exhaustivo y meticuloso.

No es una tarea para improvisados, ni mucho menos para estudios fragmentados.

Por eso, una Comisión siempre debiera ser algo superador a un estudio o esfuerzo individual, porque hay un concurso de potencialidades, elementos y aportes que no posee un solo hombre o grupo.

La Comisión Oficial de Fuerza Aérea nacida en 2011 comenzó con ese enfoque, gracias a definiciones claras por parte del entonces Cap.Mariano Mohaupth.

Vi en ello una posibilidad importante de avanzar, en especial luego de décadas de frustración entre los propios grupos civiles, y la imposibilidad de un trabajo colectivo con estos (Muchos ufólogos jamás creyeron en un trabajo mancomunado real, en 16 años de la Rao).

Fui citado y presenté un proyecto de trabajo y de antecedentes, y se me comunicó que estaba la posibilidad de ingreso de 4 civiles más. Al pedirme asesoramiento al respecto di los nombres de los que se sumaron luego.

La primera Comisión de Fuerza Aérea Argentina (2011 – 2014) partió de una base muy clara y aceptable:

  • El personal era todo Nacional (tenemos muy buenos analistas y profesionales aquí), sin necesidad de buscarlos afuera.
  • Era un grupo interdisciplinario con personas con experiencia en sus campos y cada uno hacía su parte. Era un trabajo en EQUIPO y no individual, y se contaba con una Metodología certificable (Test Certidumbre y Extrañeza Credibilidad) y otras en curso.
  • Se estaban generando proyectos varios ligados a la investigación, recopilación, y desclasificación del material, así como un contacto con más agrupaciones civiles (esto último ya había comenzado con visitas de ufólogos como Luis Reinoso, Nestor Berlanda y otros).
  • Tuvieron en cuenta nuestra extensa trayectoria de acopio de material y estudios en el tema (de 35 años en mi caso, más los restantes)

Hablamos entonces, de un estudio apuntando a lo INTEGRAL (o el máximo posible), con un caudal humano importante.

Con el cambio de autoridades en 2014, culminó esa etapa positiva y prácticamente dejamos de asistir y comunicarnos, hasta nuestro cese como civiles miembros, tarea que cumplimos a conciencia y ad honorem.

Desde 2014 en adelante, los proyectos e intentos por un avance programático, quedaron relegados a algo limitadísimo, parcializado e intrascendente.

El porqué de esta mediocridad se puede sintetizar en lo siguiente: ya el máximo referente mundial de la Ufología, el Dr.Hynek, señalaba años atrás que la fotografía y la imagen por sí solas no bastan y que eran el “talón de Aquiles” de la Ufología. Algunos racionalistas dogmáticos decidieron pues, ir a ese talón, quizá porque no poseen capacidad ni argumentos para enfocar otros aspectos del tema.

La misma mediocridad también la encontramos en la visión de algunos Ufólogos, que priorizan la imagen Ufológica sobre todo el resto.

Pero las imágenes representan sólo el 3 % del total del Mundo OVNI, lo cual es poco serio anunciar esto como algo “superador”.

Por otra parte, toda foto o video siempre debe tener una correlación de estudio sobre el testigo que la obtuvo. Obviar ese testimonio es como querer ver un árbol sin tronco.

El TESTIGO es el personaje principal en la denuncia, a él se le debe respeto y se debe buscar ahondar en su relato, más que en fotos.

Ni que hablar cuando algunos de estos representantes hacen ironías o calificaciones despectivas hacia una clase de testigo (por ejemplo, el trabajador rural y hombre de campo). La calidad humana de personas que se manejen así es repulsiva y asqueante.

Ya lo dice Jacques Vallée: “Denomino Primer Encubrimiento a toda persona con autoridad para desalentar a los testigos”. (fin de la cita)

Por ello creo importante una y otra vez, informar debidamente a la gente, para que no se la engañe.

Un estudio, análisis e investigación INTEGRAL, como su nombre lo indica, es “algo que comprende todos los aspectos o todas las partes necesarios para estar completo”.

Un estudio fragmentado es irrelevante.

¿Existe alguna Comisión que realice un estudio INTEGRAL del fenómeno Ovni?

Existe y es un ejemplo para toda Latino américa y el mundo.

Hablo de la CRIDOVNI (Comisión Receptora e Investigadora de Denuncias Ovni) de la República Oriental del Uruguay (en segundo término podríamos incluir a la de Chile).

La Cridovni Uruguaya no sólo es pionera en nuestras latitudes (funciona desde 1979), sino que además, ha mostrado un trabajo serio, coherente, racional y criterioso. Su metodología de trabajo y de validación es muy afinada.

Por si esto fuera poco, se ha destacado por la calidad humana de sus integrantes, que han dejado muy bien parado a su país (Uruguay), ante el resto.

Fui el organizador de varios congresos en Mar del Plata (Argentina), y en 5 de ellos participaron sus miembros: 1993, 1995, 1997, 1999, y 2001.

En cada uno aportaron conocimientos, y conceptos metodológicos atinados.

Esto que sostengo no es una opinión personal, sino la de decenas de ufólogos que estuvimos en esos eventos y vimos estas cosas.

Siempre con respeto y aclarando dudas, los integrantes de CRIDOVNI jamás manejaron la hipótesis extraterrestre, ni en escritos, ni en conferencias, ni en charlas personales. Muy por el contrario, siempre mostraron una inalterable postura ante eso.

Basta sólo una anécdota ocurrida el Sábado 18 de agosto del 2001, en el debate general de Investigadores con el numeroso público presente en el “5to ENCUENTRO DE LA RED ARGENTINA DE OVNILOGIA – EL PRIMER CONGRESO DEL MILENIO”, en Mar del Plata. Allí, un joven realizó una pregunta a uno de los representantes de la Cridovni, el asesor Carlos Perez Lavagnini, sobre si los Ovnis eran extraterrestres. Lavagnini destacó: “Nosotros investigamos denuncias de personas que dicen haber visto Ovnis. Investigamos al testigo y todas las connotaciones de él. No creemos a priori nada, y menos que sean “naves extraterrestres”, eso ni pasa por nuestra mente”. (fin de la cita – Archivo de Videoteca de C.Ferguson)     

Queda demostrado que los desinformadores que afirman que la Cridovni habla de “extraterrestres” no saben lo que están diciendo o mienten descaradamente.

La Cridovni supera ampliamente a cualquier otra Comisión simplemente porque las denuncias no sólo comprenden al limitadísimo aspecto de una imagen, sino todo el posible UNIVERSO Ovni. Es decir, tiene en cuenta los testimonios, la validación de los mismos, mediante cuestionarios y técnicas de estudio, y además cuenta con Laboratorios Nacionales para análisis.

La Cridovni (entre otros logros) hizo un llamado a grupos de investigación civiles desde 1979  (lo mismo que ocurrió en la Comisión Argentina del 2011 al 2014).

Hay personajes que obvian o trastocan estas cosas, quizá por oscuros motivos personales.

¿No será que alguno de los actuales desinformadores de turno no supo ni pudo participar en Comisiones de su propio país por ególatra o por inepto para integrarse a un trabajo en equipo? (Ya en Argentina tuvimos también otro de estos “expertos periodistas científicos” y “ex ufólogos” cuando en Mar del Plata lo vimos implementar su “asombrosa” metodología científica para desestimar un caso = una birome, el ceño fruncido y 8 minutos por reloj).

Peor aún es la difusión reciente de un texto donde el titular de la Comisión Argentina (Comodoro Ret.Lianza), aconseja cómo debe manejarse la Fuerza Aérea de nuestro país vecino Uruguay con su Comisión de Estudio del fenómeno  (cuando esa Comisión tiene nada menos que 40 años de una tarea irreprochable y pionera en toda América). Llama la atención un párrafo en especial donde señala…

“Su objetivo principal debería ser el de identificar TODO sí o sí, y no darse el lujo de proyectar a la gente, la imagen de que dejando casos sin identificar se está “haciendo un buen trabajo”. (fin de la cita)

Es una llamativa injerencia y desubicación (o papelón), que realmente da vergüenza ajena. Una falta de respeto a la tarea realizada durante 4 décadas.

Y advertimos cuál es la motivación principal: todo, absolutamente, será encontrar alguna explicación aunque no se la tenga.

Una Comisión se crea con el fin de determinar algo sin preconcepto o prejuicio alguno, pero si la premisa ya está determinada de antemano, la existencia de la misma no tiene ya razón de ser.

El Estado y la Fuerza Aérea están perdiendo tiempo o dinero (o ambas), y sólo satisfaciendo un pasatiempo personal de alguien en una oficina.

En realidad la clave es aplicar métodos de certificación sobre posibilidades.

Eso es justamente lo que acertadamente hace la CRIDOVNI de Uruguay.

EPILOGO

El notable analista francés Aimé Michel solía mencionar la parábola de los ciegos ante el elefante. Creo que viene bien citar el ejemplo:

“Un día seis sabios quisieron saber qué era un elefante. Como eran ciegos, decidieron hacerlo mediante el tacto.

El primero en llegar junto al elefante chocó contra su ancho y duro lomo y dijo: “No cabe duda, el elefante es como una pared”.

El segundo, palpando el colmillo, gritó: “Esto es tan agudo, redondo y liso que el elefante es como una lanza”.

El tercero tocó la trompa retorcida y gritó: “¡Dios me libre! El elefante es como una serpiente”.

El cuarto extendió su mano hasta la rodilla, palpó en torno y dijo: “Está claro, el elefante, es como una columna”.

El quinto, que casualmente tocó una oreja, exclamó: “Aun el más ciego de los hombres se daría cuenta de que el elefante es como un abanico”.

El sexto, quien tocó la oscilante cola apuntó: “El elefante es muy parecido a una soga”.

Y así, los sabios discutieron largo y tendido, cada uno excesivamente terco en su propia opinión y, aunque parcialmente en lo cierto, todos estaban equivocados”.

(fin de la cita)

Lo que hace la Cridovni Uruguaya es enfocar con valentía el estudio global y la primera Comisión Argentina del 2011 al 2014 estaba en esa línea.

La actual Comisión de Argentina sólo está tocando una de las partes del elefante, y cree que ello es el todo. Pero como decía el recordado humorista uruguayo Enrique Almada, en un sketch de hace muchos años: “El que nace para pito no llega a corneta”.

Es totalmente acertada la cita de J.Vallée cuando dice:

“El escepticismo diligente de algunos detractores militantes también está inspirado por la necesidad de mantener un control político. Para impedir un verdadero estudio científico, basta con mantener un cierto umbral de ridículo alrededor del fenómeno. Algunos escritores científicos, bajo una cobertura de humanismo o de racionalismo, lo logran con bastante facilidad. Estos califican la investigación ufológica de “ciencia falsa”, creando de esa manera, un sentimiento de culpabilidad moral para todo científico independiente que se pierda en ella”. (fin de la cita)

Eso es lo que intentan los desinformadores, ridiculizar el tema y hacer creer a la población (y autoridades), que testigos y ufólogos somos los “loquitos de los extraterrestres y enanos verdes”.

Pero además, esta gente no tuvo miramientos en calumniar y difamar sobre nuestras intenciones, lo cual muestra el repugnante método que los caracteriza.

Yo no estoy renegando de mi participación en tal Comisión del 11 al 14 (mal que le pese a algún ufólogo de esos que nos atacaron y calumniaron por haber ingresado).

Por el contrario, sigo y seguiré sintiendo el orgullo de haber llegado allí y con el enfoque que tenía esa Comisión, cuando tenía a la cabeza gente sensata.

Para mi vida Ufológica es uno de los mayores objetivos y logros.

Y más allá de ello, últimamente he recibido de 3 personalidades científicas a nivel mundial y Ufológico, los mayores elogios por mis trabajos estadísticos.

Me refiero al Dr.Richard Haines, el Prof.Peter Sturrock y el notable astrofísico Jaqcues Vallée, quien prometió estudiar el titánico trabajo de análisis y calificación de 2.000 casos argentinos que le envié (la posición de un científico con mayúsculas, que desde el extranjero valoriza más la tarea realizada que los propios y de quienes promovieron sacarnos).

Los 3 poseen títulos académicos de lujo (infinitamente superiores a los colaboradores de la actual Comisión), y estos halagos de personalidades supremas de la Ufología y del mundo científico Internacional, son para mí los logros máximos que nadie puede quitar, y que me llenan de orgullo pleno.

Desde 2014 nunca había efectuado comentarios sobre estos temas – sólo alguna aclaración cada tanto – pero toda estupidez tiene su límite.

La mejor forma de contrastar la realidad con las mentiras y omisiones es poner a la luz estos hechos, para que el lector esté al tanto.

“El que calla otorga”, dice el dicho, y – a diferencia de algunos ufólogos complacientes y “corderos” – no pienso otorgar más nada.

Se trata de confrontar con hechos contundentes a estos mercenarios de la información barata.

Es la manera como sus falsedades y discursos armados se derrumban como un “un castillo de naipes”. 

Carlos Ferguson

FUENTES PARA CONSULTAR SOBRE EL FUNCIONAMIENTO DE LA CRIDOVNI URUGUAYA.

Aquí incluyo para el lector 3 fuentes:

SOBRE LOS TITULOS DE LAS CONFERENCIAS QUE PRUEBAN QUE LOS UFOLOGOS NO SON CREYENTES EN EXTRATERRESTRES

Algunos de los títulos de las ponencias de los Congresos Rao, donde ni figura la palabra “Extraterrestre”:

  1. “Los Ovnis y la Ciencia Ficción” = ¿Y si los Ovnis hubiesen estado allí desde siempre?
  2. “Divulgación del fenómeno Ovni: la necesidad de un enfoque científico”
  3. La Psicología del F.Ovni y ante el F.Ovni
  4. Sectas y Ovnis
  5. Veinte años de Investigación
  6. El Fenómeno Ovni y la Hipótesis Sistémica (Ovnis como una compleja organización subyacente)
  7. Transgresión y simbolismo en el F.Ovni (Enfoque sociológico)
  8. Necesidad de un enfoque científico de la Ufología
  9. Un profesional meteorólogo opina sobre la importancia del estudio del fenómeno.
  10. Ufología Racional
  11. Metodología de la Investigación Ufológica
  12. “De los platos voladores remachados a los Ovnis cuánticos”
  13. “Ovnis como modelo Cuántico
  14. “Ovnis: efectos y huellas”
  15. “Caso Siri de Badano: manifestación humanoide”
  16. “Reflexiones hacia una Ufología más crítica”
  17. “Una última mirada a la Ufología del siglo 20 / El efecto Pandora
  18. “Ovnis: en busca de significantes”
  19. “Recolección de Datos en la Investigación Ovni” (Lic.Angel Díaz)
  20. “Manual de Evaluación” (Cridovni de Fuerza Aérea de Uruguay)
  21. “El fenómeno Ovni, su conducta, interacción y finalidad”
  22. Video entrevista al Ing. Jorge Ferro
  23. “Ovnis: una visión sociológica”