Refutador Dogmaticus

CÓCTEL “NEW ESCEPTICAL PSICOLOGIST”

Este sección está dedicada a aquellos que intentan defenestrar a los ufólogos mencionándonos como “ufólatras”, en especial a escepticoides de turno, racionalistas dogmáticos, negadores con título, negadores sin título, “especialistas” (que no son más que aficionados”), “expertos” (que son periodistas) y otras yerbas.

Los “racionalistas dogmáticus” son una fauna que pulula por los ambientes de la internet, buscando señalar a los endiablados ufólatras, y diciendo que ellos dicen cosas que nunca dijeron.

MENCION DE LOS 10 MAXIMOS REPRESENTANTES

Lamentablemente no podemos hacerla, ya que no existe ninguna asociación racionalista que proponga un debate serio sobre la cuestión, siendo sólo embates sin discriminar entre chantas y estudiosos honestos.

Hemos intentado encontrar algunos destacados “racionalistas dogmáticus”, pero no hemos podido, a no ser en el pasado inmediato, donde uno de ellos nos mostró los perfiles de lo que podemos llamar “EL PEZ POR SU BOCA MUERE” o “LA INOLVIDABLE LECCIÓN DE UN PERIODISTA CIENTÍFICO ANTE CAMARAS”. (un ex ufólogo devenido a escéptico y luchador de las pseudociencias que no supo contestar una elemental pregunta)

Al no encontrar nada digno de sobresalir, por lo menos podremos citar algunas de las características advertidas en una parte de los “racionalistas dogmáticus” (como se advierte, tenemos el sano juicio de no generalizar y saber que hay muchas variables en esta denominación).

HAZ LO QUE YO DIGO ….

El “R.D” es –en principio– alguien que cree tener una autoridad amparada en los claustros profesionales.

Es decir, es alguien que incluso puede tener escasa o nula formación profesional en algo, pero que se erige en representante de la ciencia.

Esto no sería nada malo si no fuera porque poco favor le efectúa a la ciencia quien pretende realizar agresiones verbales de pésimo gusto, creyendo que con eso “combate” al más puro estilo medieval.

NOTORIEDAD NECESARIA

El “R.D” es un sujeto que necesita imperiosamente una pizca de notoriedad (aún cuando critica a los ufólogos por lo mismo).

Y más aún, algunos “R.D” tienen el mismo afán ($$) de quienes critican (algunos conocidos divulgadores del misterio).

No es nada raro entonces advertir que los “R.D” no sólo se mueven por lo que dicen (una defensa de la ciencia) sino un interés que va más allá de ello ($$$).

LO IMPRODUCTIVO ME INTERESA

Otra característica que los caracteriza es que muchos de ellos –por no decir todos– niegan la cuestión ovni, expresan sobre los ufólogos que su tarea es totalmente intrascendente y sin sentido, y añaden que ellos ya han llegado a una cúspide que les permite darse cuenta de todas las cosas.

Al llegar a tal situación, dan a entender que “están de vuelta” de todo, y que nada tiene sentido.

Sin embargo, cualquier ser racional no dedicaría un minuto de su vida en profundizar o perder tiempo en algo que cree improductivo.

Los “R.D” parecen contradecir tal actitud: afirman que los ovni son algo sin sentido, que los ufólogos y nuestro estudio son una pérdida de tiempo y que ya no hay nada digno para analizarse en este tema, pero siguen dedicando su tiempo en combatir lo improductivo.

UN MOTE CON “CHARME”

Cierta parte de la fauna escepticoide necesita ampararse en algún mote característico que los defina.

Así tenemos a: “periodista crítico” – “periodista científico” – “estudioso de las conductas humanas” – “experto en algún ítem determinado” – o simplemente demistificador o experto en fraudes”.

LAS “ARMAS” DE LOS REFUTADORES

No vaya a ilusionarse creyendo que tal montaje publicitario posee un sólido basamento armamentista para contrarrestar a las pseudociencias.

Lo hemos comprobado directamente en varias oportunidades y Ud. lector también puede hacerlo: el “R.D” suele tener estas “armas” para defender al “racionalismo”….

Un discurso basado en una lengua venenosa (que cree ser atemorizante), pero que sólo causa mucha gracia…

Una birome

Un anotador

Un poco más de lengua…

Y hasta allí llegamos.

En suma: no pasan de ser vulgares “oradores de opereta”.-

UN EJEMPLO REAL

No, no se asuste, no hablaremos nuevamente de nuestro “periodista científico”, ya que lo hicimos muchas veces.

Pero podemos citar el caso de uno de sus mas fieles copias: otro “periodista”. Lo hemos visto en par de veces en medios masivos, y ahora dedica su tiempo en burlar y menospreciar a los ufólatras en internet.

Aún cuando no conocemos sus estudios se desprende que no posee profundidad alguna en lo que manifiesta.

Más bien es un improvisado que pretende ser culto, y su figura recuerda al gordito que se las cree todas, el típico “canchero argentino” que tan mal nos ha dejado parados en todo el planeta.

Viborea y viborea con su lengua en forma rápida y “amenazante” (“me tienen un miedo bárbaro”… debe pensar para sí).

Jamás participó del ambiente que critica, ni frecuentó a las personas, ni analizó concienzudamente lo que éstas dicen: ¿para que hacerlo?, si de todas maneras dirá algo totalmente falso y negativo siempre.

En suma: un perfecto idiota que se cree el vivillo de la película, pero que no pasa de ser un mal extra.-

CONCLUSIÓN

Si Ud. advierte a un personaje con las características citadas, sepa ya identificarlo plenamente.

En ningún caso el efecto que pretende el “R.D” se logra: “atemorizar con su discurso”.

En todo caso, quedan sólo 2 alternativas: 1) huir del lugar para no soportar tan aburrida cháchara o…2) dejarlo hablar sin escucharlo.

NOTICIAS DEL MUNDILLO ESCÉPTICO

UFÓLATRAS COMERCIANTES

En su afán por generalizar sin discriminar, los racionalistas dogmáticus acusan a los ufólogos de efectuar comercio con el tema ovni.

Más allá de que no saben distinguir entre lo que significa el comercio por el comercio mismo/ sensacionalismo, y la obtención de medios mínima para un estudio, queda claro que ellos mismos han sido reconfortados muchas veces ($$$) por revistas varias.

Es conocido el caso del máximo representante del racionalismo contra las pseudociencias en Argentina, quien años atrás criticaba a un conocido divulgador ovni por las sumas de dinero que éste generaba.

Y para mostrar una vez más que muchas veces se suele mimetizar lo que se combate, ese mismo ex ufólogo y ahora escéptico racionalista ha logrado un verdadero modo de vida a costa de la ufología (sea atacándola, o armando notas donde se mezcla a los ovni con otros temas).

Por cierto que el citado ahora se encarga de denunciar a quienes lo critiquen, afirmando que “me tienen envidia” (eso es lo mismo que decía aquel divulgador ovni en los 70 y 80 cuando lo atacaban).

Es decir: un camaleonismo total.

LAS CHARLAS CIENTIFICAS TAMBIEN SE COBRAN

No estamos criticando la obtención de fondos para gastos en un estudio determinado.

Sin embargo llama la atención algo notable que está ocurriendo en distintos lugares: grupos de aficionados (no son científicos sino aficionados a una ciencia) que dicen defender a la ciencia contra las pseudociencias, lo irracional y el pensamiento mágico, y que también se han referido muchas veces al “comercio” elaborado por sus archienemigos los ufólatras, ahora hagan exactamente lo que critican.

Un grupo de aficionados a la astronomía en Mdp efectúa tal actividad.

Uno podría pensar que existe un alquiler de un salón que justifique tal cosa, o bien alguna otra actividad de costo X.

Sin embargo nada que ver: el lugar que ocupan es cedido gratuitamente por la Municipalidad.

La pregunta surge entonces: ¿cuál es el fin de cobrar a alumnos de escuelas por charlas de astronomía si no hay gastos de alquiler de local?

(Hablamos de un costo de 2 o más pesos por alumno en escuelas provinciales y también están las escuelas privadas).

Si calculamos que hay miles de alumnos que pueden visitar el lugar para estas charlas, sabremos sacar conclusiones muy concretas.

¿Es esto el sano fin de promover la divulgación de las ciencias – como sí hacen otros grupos de astronomía de la ciudad que nada cobran?

La respuesta la tiene cada lector.

NOS QUIEREN ECHAR EL FARDO

Es conocido hasta el hartazgo el caso del “ex ufólogo” que se pasó a las líneas escépticas en un grupo contra las pseudociencias.

Ya recordamos el incidente que lo tuviera como protagonista, donde al figurar en un programa de TV como “periodista científico”, y ante una elemental pregunta que un niño sabría contestar, este escéptico racionalista pasó el papelón de su vida, pero además nos mostró claramente uno de los dones de algunos racionalistas dogmáticos.

Ahora resulta ser que algunos escépticos y racionalistas están renegando de él, y lo llaman “ex escéptico” (ja!!).

En suma: su condición de camaleón (denunciada por nosotros hace ya 20 años) ahora es comprobada por los propios escépticos y racionalistas dogmáticos, que una vez más llegan tarde y se dan cuenta de algo que ya advertimos los ufólogos.

Y dado que ustedes, racionalístas escépticos, lo tuvieron como adalid tildándolo del «máximo representante de la línea escéptica contra la pseudociencia ufológica», no se hagan los distraídos. Ahora bánquenselo ustedes, porque en las aguas de la ufología dicho personaje no tiene cabida alguna.

A 100 AÑOS DEL PENSAMIENTO MÁGICO

Hace 100 años ya tuvimos una clara muestra de “pensamiento mágico”.

Se trataba de un reputado y renombrado astrónomo llamado Simon Newcomb, quien pretendió demostrar con cálculos matemáticos exactos que el hombre nunca podría volar en máquinas más pesadas que el aire.

¿Cuáles fueron las “armas” de Newcomb?

El prejuicio, la creencia negativa, y por cierto algún cálculo matemático que le salió como el traste, ya que 2 simples aficionados y granjeros al poco tiempo, pasaron sobre las narices del astrónomo.

Es cierto que nada nos dicen las crónicas sobre la opinión posterior de Newcomb.

Lo más probable es que no haya podido ver al avión de los hermanos Wrigth por su telescopio.

A 100 años de aquel épico momento del “pensamiento mágico”, hacemos nuestro sentido homenaje.-

Carlos D. Ferguson