El Caso Bariloche y la falta de información

El caso Bariloche es uno de los más importantes sucesos Ovni ocurridos en Argentina.
La calidad de testigos, la meticulosa investigación realizada por investigadores y la repercusión que el hecho tuvo en los medios, lo han catapultado a estar entre los mejores.- No se detallará el hecho (que ha sido y es difundido en muchos medios).
Sólo basta recordar que el caso tuvo por protagonista principal al piloto Jorge Polanco (Aerolíneas Argentinas), así como tripulantes de un avión de Gendarmería (entre otros).

VOTACIÓN DE LOS INVESTIGADORES DE RAO

En una votación efectuada en un congreso Rao (ver página Rao) una abrumadora mayoría de investigadores debía elegir entre los 10 mejores casos Ovni de Argentina (1947 – 1997). De entre todos los eventos Ovni, el caso Bariloche tuvo la mayor votación.
Es de resaltar que esta votación fue personal, y que no hubo acuerdo alguno entre los investigadores.

Otro hecho sumamente importante es que a pesar de la repercusión del suceso en medios gráficos y televisivos, ningún investigador señalo al hecho como la presencia de una NAVE EXTRATERRESTRE.

Es fundamental aclarar esto, ya que ciertos escépticos de turno han comenzado a argumentar o malversar información, arguyendo que el caso fue “explicado por los investigadores como la prueba de la presencia de naves extraterrestres en los cielos”.
Cuando se ha solicitado a dichos escépticos que publiquen una lista de los supuestos ufólogos que han afirmado tal cosa, jamás lo han hecho. Esto demuestra que si se trata de emitir conceptos sin fundamento, ciertas personas son expertas en ello.
Pero la cosa no termina aquí.
Porque también desde hace un tiempo, estos escépticos (totalmente desinformados) han expresado que los principales investigadores del hecho (El prestigioso analista Oscar Uriondo y Juan Gómez), habría ocultado información sobre el caso, e incluso no habrían compartido tal información con sus colegas.

No nos interesa una respuesta a este tipo de negadores, pero nos vemos en la obligación de ACLARAR AL LECTOR DE INTERNET ciertas cosas que se publican sin fundamento alguno, o bien producto de una falta de información grave en quienes se dicen
“investigadores”.-
De allí que a través de la presente y otras notas, saldremos al cruce de estas cuestiones, como ya lo hicimos en la editorial anterior, hablando del renombrado caso Vidal.-

“PROFESIONALES DESINFORMADOS”

Hace un corto tiempo alguien (ajeno al ambiente ovni) ha intentado generar una polémica con el caso Bariloche, y con los ufólogos intervinientes en tal suceso (Oscar Uriondo y Juan Gómez).
Ya enviamos una nota donde simplemente reseñamos el prestigio de tales colegas y aclaramos una serie de datos que fueron omitidos o tergiversados. Tales hechos eran los siguientes:

Los colegas citados (Uriondo y Gómez) SI COMPARTIERON material con los ufólogos argentinos sobre ese caso famoso ocurrido en 1995 (Bariloche).

La prueba de ello es que en varios Congresos de Rao se presentó material de lo que iba aconteciendo en la exhaustiva investigación de los colegas.

Sólo un ajeno al ambiente ovni o alguien que desconoce por completo lo que está hablando puede desconocer esto. (Hacemos la aclaración que para saberlo no hace falta concurrir a dichos congresos, y sólo hubiese bastado informarse de las actas y conclusiones de cada evento).

Al publicar nuestra nota con estos 3 conceptos básicos, se continúa la cuestión con el objetivo de generar una polémica en la cual no caeremos.
Dado que tampoco se nos ha contestado directamente sino buscando una discusión en páginas de internet, tampoco nos vemos en el derecho de estar escribiendo líneas a alguien en particular. Reiteramos: sólo apuntamos a informar al lector sobre el tema.- Hecha esta aclaración (y como nos siguen interesando los lectores y no la contestación a un desconocido del ambiente ovni), es que expresamos estas líneas.

COMENTARIOS “ENCENDIDOS”

Se hacen referencias a una “encendida defensa de Ferguson a su colega Oscar Uriondo”.

Lo que es tácito e incontrastable no necesita defensa alguna.
El prestigio ganado y los datos compartidos por los colegas son hechos conocidos y comprobados por decenas de investigadores.
Sólo una persona parece ponerlo en duda, pero lo que esa persona no tiene cuenta (o no le interesa tenerlo en cuenta) es que son decenas de personas contra una sola opinión.- Si quien cuestiona o parece poner en duda esto cree tener consenso con otras personas debería comentarlo, pero su discurso es solitario y totalmente inexacto.
De manera que no hay “defensa” ni encendida ni apagada de nuestra parte, sino simplemente comentarios REALES y OBJETIVOS de lo ocurrido.-

MATERIAL QUE DEBE DIFUNDIRSE

Aparentemente existen sujetos que se creen en el derecho de que todo deba ser divulgado.
Afirman que es en honor a los lectores, aunque no parecen escucharse las voces de esos lectores afirmando tal cosa.
En realidad sólo un iluso puede desconocer que muchas veces existen:

a) FUENTES ANÓNIMAS
b) SECRETO PROFESIONAL (que conocen bien los psicólogos y que quien ha generado esta polémica debe saber)

Pero también pueden existir otras razones para que algo no se difunda en su momento, y ello no tiene nada que ver con el estúpido argumento del celo por encubrimiento.
Y está también la simple necesidad de compartir esos datos con quien más nos plazca.

Los colegas aludidos COMPARTIERON mucho material durante años (y lo vienen haciendo actualmente).
Por supuesto que lo hicieron por las vías tradicionales: lo comunicaron a su comunidad en primera instancia (los ufólogos), como se hace en todos los restantes ámbitos de la sociedad.
Quien duda de esto simplemente (y como ya lo dijimos) es un AJENO AL AMBIENTE OVNI, de allí que NO SE ENTERARA NUNCA de muchas cosas.
Pero además de compartir los datos con sus colegas, también lo hicieron frente a un numeroso público (Juan
Gómez) en congresos de la Rao realizados en Mar del Plata (años impares, desde 1995 en adelante).

EXPRESIONES SIN FUNDAMENTO

Lo que alguno ha caratulado como “expresiones sin fundamento” (supuestamente nuestra “encendida defensa”) no son más que frases y palabras…ya que en nuestro caso, nuestro fundamento fue concreto:

a) los datos que alguien dice que no han sido difundidos SI LO FUERON

b) quienes han emitido esos datos son los colegas que GOZAN DE PRESTIGIO DENTRO DEL AMBIENTE OVNI, aún cuando alguien lo ponga en duda…y

c) quien lo desconoce NO SE HA TOMADO EL TRABAJO DE ENTERARSE CUANDO Y COMO FUERON DIFUNDIDOS, aunque insinúa estar capacitado para obtener información y datos.

Esto tiene todo el fundamento que debe tener. Ni una coma más ni una menos.

PROFESIONALES DESINFORMADOS PARTE DOS

En infinidad de congresos, conferencias y en 35 de los 50 boletines trimestrales publicados por la Rao desde
1991 al 2003, quien suscribe ha emitido datos CON NOMBRE Y APELLIDO de quienes realizaron el doble juego de aparecer como ufólogos cuando no lo eran.
No sólo eso sino que además, de esa situación se enteró toda la comunidad ufológica argentina (sean o no de Rao).

Quien desconoce esto nada sabe de lo ocurrido en los últimos 10 años de ufología argentina.
Por cierto que no me veo en la necesidad de transcribir ese material del papel a la internet sólo porque a alguno le plazca o porque no tenga los mínimos medios económicos para acceder a ese material impreso.
Sin embargo creo importante señalar que si alguien se dice “investigador” (sea ufólogo o escéptico) primero debería contar con el material y datos suficientes para sentenciar que tales datos no existen.
Esto es un paso metodológico elemental en la ciencia (el abc científico) que se llama REVISIÓN DE LA LITERATURA.
Quien no efectúa una adecuada REVISIÓN DE LITERATURA no puede cumplir con los mínimos requisitos para evaluar algo (sea lo que fuere). Y termina cometiendo improvisación, tergiversación e interpretación personal errónea, que es lo que ha ocurrido en este caso.

Y como esos datos de esos personajes escepticoides ya los dimos CON NOMBRE Y APELLIDO (y no hemos recibido un solo juicio) queda claro que no nos vemos en la necesidad de volver a informarlos.

Pero para muestra basta un botón: uno de los hechos que reseñamos fue la “investigación” realizada por un escéptico (miembro del Cairp), que en sólo 8 minutos (por reloj), determinó la falsedad de un caso con sus “poderosas herramientas racionales” (un ceño fruncido, una birome y prejuicio).
Una vuelta a la manzana en 3 minutos fue suficiente para que tal personaje dictaminara si un caso es válido o no.
Resulta cómico que una persona que se dice “investigador” sólo haya entrevistado a 1 persona en 3 minutos para determinar tal cosa. (Por cierto que tal personaje no hizo 400 kms de Buenos Aires a Mar del Plata para tal proeza investigativa sino que lo hizo aprovechando sus vacaciones en nuestra ciudad turística).
Pero cuanto menos hubiera guardado más las apariencias.

En todo caso, este y otros casos nos han permitido detectar tal “metodología”.

Sabemos esto y muchas otras cosas, pero nuevamente se equivoca quien pide “pruebas”, ya que todo esto lo dijimos hasta el hartazgo en sendos boletines y decenas de páginas de la publicación Rao.
En todo caso, si existe algún lector que piense como quien nos acusa, debería solicitarle a esa persona que adquiera los simples boletines y fotocopias donde lo publicamos antes de emitir juicios de valor equivocados y tendenciosos.
O bien si alguien posee este material bien podría prestárselo a nuestro personaje para actualizarlo un poco de lo que ha pasado en la ufología argentina.

ENCUESTA DEL CASO BARILOCHE

Sobre el caso Bariloche y la encuesta realizada entre decenas de ufólogos avalando al caso nos exime de mayores comentarios. Esa encuesta revela que decenas de personas (sin acuerdo previo) tienen su idea tomada del suceso, le moleste a quien le moleste.
No hubo acuerdos para tal consenso. Es lo que algunos llamarían un hecho tácito de toda una comunidad, aún cuando los miembros de esa comunidad piensen y actúen distinto dentro del ambiente ovni.-

SOBRE PERSONAJES AJENOS

Cuando hemos señalado que hay ajenos que participan en la investigación Ovni, y del otro lado se afirma que se ha participado en la “investigación” de 1 caso, ya esto nos demuestra hasta qué punto tenemos razón.
Por otra parte, incursionar en la ufología, puede hacerlo cualquiera.

No sería la primera vez – ni la última – donde personas que jamás han participado dentro de la comunidad ovni quieren “hacer algo”. Sólo que ese algo – en este caso – no pasa de ser una interpretación falsa e inexacta de lo que los colegas Uriondo y Gómez han realizado.

Porque incursionar implica no sólo emitir opiniones, sino adentrarse en TODO EL MATERIAL Y DATOS Y HECHOS ACONTECIDOS.
Ejemplo:

Alguien afirma que los colegas Uriondo y Gómez no compartieron su material.-

HECHO REAL: en cuanto menos 3 congresos (1995 – 1997 y 1999) ese material fue difundido abiertamente ante cientos de personas e investigadores.-

CONCLUSIÓN: quien afirmó lo primero es un ignorante de cuanto ha ocurrido en el ambiente que dice participar.

SOBRE LA FALSEDAD DE QUE LOS UFÓLOGOS HAYAN HABLADO DEL CASO BARILOCHE COMO PRODUCTO DE EXTRATERRESTRES.

Nuevamente nuestro desinformado personaje cae en el error.
Es él quien ha afirmado que los ufólogos sostuvieron que el caso se debía a la intervención de una nave espacial.

Dado que en su mensaje no cita a ninguno, y dado que en decenas de congresos, encuentros y cartas tuvimos contacto con infinidad de investigadores ovni, refutamos tal apreciación afirmando que NINGÚN INVESTIGADOR SE REFIRIÓ AL CASO COMO LA PRESENCIA DE UNA NAVE EXTRATERRESTRE.

Y si alguien cree lo contrario lo DESAFIAMOS A QUE PUBLIQUE LA NOMINA DE INVESTIGADORES QUE HABRÍAN INFORMADO TAL COSA.-

Ante esto, no hubo respuesta alguna y se nos vuelve a decir en signo de pregunta: “¿Ningún ufólogo se refirió al incidente como evidencia de que nos visitan extraterrestres??”).

Y volvemos a decir y aclarar que si alguien tiene esos datos (nombres y apellidos de ufólogos que hayan sostenido tal cosa) sólo debería publicar ese listado.

Pero como parece ser que ese listado no existe queda clara una cosa: decir cosas por decirlas es uno de los ejemplos más claros de ciertos personajes que DICEN “investigar” pero que jamás cumplen con los mínimos requisitos.-

Nuestro interlocutor ofendido parece desconocer que fue él quien sostuvo que hay ufólogos que piensan así sobre el caso Bariloche…pero no nosotros.
Por ende, sería mucho más fácil que quien acusa y dice lo contrario, publique la lista de investigadores.

De seguro NO LO HARÁ, porque NO HAY DECLARACIÓN DE NINGÚN UFÓLOGO SOSTENIENDO TAL COSA.

(Nota: Y así parece ser ya que el personaje afectado agradece por la información y dice tomar debida nota…a lo cual debemos agregar: “hubiese tomado nota antes de emitir frases al voleo”).

Pero no podemos pedir mucho a alguien que es improvisado a la enésima potencia.

DESVIAR LA ATENCIÓN

Es evidente que quien nos acusa de “desviar la atención” es el máximo representante de ese modus operandi.

SOBRE EL MATERIAL YA DIFUNDIDO

Parece que alguien no ha participado (y ya tampoco podemos decir incursionado) en el ambiente ovni…y cuando digo “no participado” digo:

– No ha estado en congresos
– No ha leído boletines difundidos abiertamente
– No se ha enterado ni siquiera por terceros presentes en esos congresos

Pero a pesar de esto parece tener o creerse en el dueño de la verdad y expresar que: hay información que “sólo unos pocos iniciados poseen”.
Esto realmente resulta cómico, porque parece que el único que no se ha enterado es quien esgrime estos comentarios.

Al público lector le informamos que el desinformado que dice esto desconoce que los “pocos” iniciados fueron más de 40 grupos e investigadores y cientos de personas entre el público. (Es decir: un altísimo porcentaje de los investigadores ovni de argentina).-

Así como se nos solicita en forma irónica que no seamos cómplices de gobiernos y de información oculta, debemos responder con alguna ironía: desinformados…no sean cómplices de la falta elemental de criterios, y traten de enterarse de las cosas mínimas que pasan en ufología argentina, a no ser que hayan estado en estos últimos 10 años en otro planeta.

Ya anteriormente lo dijimos: se informó sobre el caso en distintos eventos a los miembros de la comunidad así como público presente. Es decir: HUBO UN RECINTO REPLETO DE PERSONAS y reiteramos que hay 35 boletines que Uds. (desinformados) pueden adquirir cuando lo deseen. (No podemos regalárselos, pero se los ofrecemos al precio de las fotocopias) De seguro una persona que mínimamente se precie de estudioso, investigador o lo que fuere, no tendrá problema de solventar unas fotocopias para enterarse las cosas que desconoce.
Allí está toda la documentación que ustedes parecen no entender (o no querer entender) que se ha difundido.

Por cierto (y con esto terminamos) lamentamos no poder complacer a los desinformados cuando nos piden que les contemos todo lo que acontece en ufología argentina.
Deberían conocerlo (y también lo ocurrido de 10 años a esta parte).
Pero además deberíamos ahorrarles el trabajo de cientos y cientos de páginas y documentación que parece, no poseen.

En todo caso, tómense el trabajo ustedes de informarse debidamente, como hace todo el mundo que realmente participa del ambiente ovni.
Cuando a uno le interesa material lo que debe hacer es buscarlo. (Les recomendamos algunas páginas ilustrativas de boletines que alguna vez publicamos sobre la Escepticomanía y sus dislates “investigativos”).

Cuando hay eventos, congresos, jornadas y conferencias…es uno el que debe nutrirse de tal material por las vías donde ese material se ha difundido. (Revistas, boletines, etc).

Que ese material aún permanezca en papel no es indicativo que no sirva o sea obsoleto. Además, no todo lo que se publica en Internet representa al “conocimiento”.
Hay otras fuentes y datos a consultar.-

CONCLUSIÓN

La Ufología es una disciplina donde libremente participan infinidad de personas.
Esto implica que hay analistas, investigadores, aficionados, divulgadores, etc.
Como en todos los órdenes de la vida, hay de todo y para todos los gustos. Incluso hay gente que se dice investigador y no lo es. Esto es inevitable y ocurre – como ya dije – en infinidad de instituciones.
Es decir: hay advenedizos e improvisados.
Sin embargo, aún en estos casos, podemos encontrar que cierta revisión de literatura y acopio de información se ha realizado.
Lo que es imperdonable (y máxime en alguien que se dice “investigador” y es profesional) es pecar de una falla tan elemental y básica: la BÚSQUEDA DE DATOS.-

Para efectuar un análisis mínimo SIEMPRE es necesario saber qué ha ocurrido.
Si alguien expresa algo infundado (y es investigador) debería haber hecho acopio de información mínima antes de enjuiciar o afirmar que algo no se ha realizado.

En este caso específico queda demostrado – una vez más – que este acopio no se ha realizado bajo ningún concepto y que se desconoce por completo lo ocurrido en ufología Argentina en los últimos años.
Y repetimos: si alguien no ha sabido recolectar información es un problema personal. Pero hacemos esta aclaración para que el público desprevenido no caiga en tales errores de desinformación.-

Carlos D. Ferguson
Coordinador Central de la Red Argentina de Ovnilogía