Desinformados desafíos

No cabe duda que en nuestras últimas editoriales hemos reflejado cabalmente lo ocurrido con algunos que dicen estar informados de la cuestión del ambiente ovni, aunque ello no sea cierto.
Ante esto, sólo queda el recurso de “dispararnos” saetas verbales que nos siguen teniendo sin cuidado.
Lo hemos dicho y lo repetimos: las aclaraciones que efectuamos siempre se hacen en referencia a interesados o participantes del tema que quizás recién se adentran en el mismo.
El resto nos tiene sin cuidado. De allí que no necesitemos citar a nadie en particular, y que quien se siente aludido siempre se apresura a sentirse el depositario de nuestros dichos. Con ello nos dan la razón, y siguen haciéndose cargo de lo que decimos.

Hecha esta aclaración citaremos brevemente algunas cuestiones – también por última vez – a no ser que se quiera continuar en la postura de “disparar” saetas verbales, lo que motivará alguna respuesta de nuestra parte.

LOS “AMIGOS UFÓLOGOS” AHORA SON SOLO UNO En nuestra editorial anterior decíamos que algunos desinformados afirmaban desconocer datos de alguno de nuestros boletines, y que allí no habían encontrado cierta información que desean. Para ello habían invocado a la predisposición de “VARIOS UFÓLOGOS AMIGOS” que habían brindado ese material.

Pues bien, a los pocos días de tal afirmación, los desinformados han cambiado la versión. Los “varios amigos ufólogos” se han transformado en sólo 1 ufólogo amigo.

Esta curiosa forma de cambiar los datos no es nada nuevo en los desinformados. Ya lo han hecho muchas veces.
Sólo nos basta el ejemplo en la frase de los desinformados cuando dijeron que “LOS UFÓLOGOS AFIRMARON QUE LA PRESENCIA DEL OVNI DE BARIOLOCHE DE 1995 ERA LA PRUEBA DE LA PRESENCIA DE NAVES EXTRATERRESTRES EN NUESTRO PLANETA”.
Tal frase es totalmente falsa y tendenciosa. Ya lo demostramos en la anterior, cuando decíamos que el 95 % (o más) de los estudiosos e investigadores argentinos de ovnis, jamás afirmaron tal cosa.
Claro está que los desinformados dan otra versión para acomodar los hechos a su conveniencia.

Esto queda evidenciado en este aparente “pequeño”
detalle de los varios amigos ufólogos que se han convertido en uno sólo. Pero eso no es lo peor. Veamos por un instante la cuestión:

Para afirmar que algo no se ha publicado, los desinformados decían tener varios amigos. Ahora expresan que es sólo uno.
La pregunta surge sola: supuestamente ese alguien NO IDENTIFICADO parece tener el material que hemos publicado durante años, y los desinformados también lo creen, sin ahondar fehacientemente en dicho material.

Para comprobar si algo se ha publicado uno no sólo suele visitar la casa de un amigo…sino que debería cumplimentar otras etapas.
Esto de por sí, demuestra claramente el pasmoso grado de improvisación de quienes se dicen “profesionales críticos”.

Algunas de las actitudes que los desinformados deberían implementar – además de visitar la casa de un amigo – es:

suscribirse al material que desean consultar
Ampliar el número de fuentes (“amigos”)

Entre otras cosas.
Pero nosotros no pretendemos resolver pequeños problemas de quienes se dicen profesionales y no pueden resolverlos.

En todo claustro educativo (sea universitario o de otra índole), cualquier improvisado sabe que la adecuada REVISIÓN DE LITERATURA es un paso clave.
Pero es inadmisible y risible admitir que tal revisión sólo se efectúe por visitar la “casa de un amigo”.

Los desinformados continúan enlodándose más aún, cuando nos achacan la cita de miles de nuestras fotocopias que, a decir de ellos; no “precisan nada en concreto”.

Tal frase es realmente jocosa, porque si hay algo concreto es que hay miles de fotocopias de material donde seguramente se encuentra lo que ellos buscan ansiosamente.
Por supuesto que – como lo dijimos en una editorial anterior – no tenemos porqué alivianar el esfuerzo que otros JAMAS DESEARON REALIZAR.

Un estudio realmente metódico – ya lo dijimos – indica algo que el sentido común nos dice: todo aquel que desee bucear en información, tiene la posibilidad de hacerlo, siempre que efectúe el debido y mínimo esfuerzo.

Sin embargo, los desinformados jamás pensaron que esas miles de páginas servirían para algo. La prueba de ello es que jamás se propusieron obtenerlo.
Ahora, justamente a raíz del mentado caso Bariloche, se dan cuenta que el desinterés en obtener esos datos años atrás, los pone en una situación de claros desinformados.
Y el colmo de males es que se enojan con otros por no informarse debidamente!!!.

S.O.S INFORMACIÓN…!!!

Los desinformados vuelven a expresar que nada importante ha ocurrido en la ufología (no ya argentina sino mundial) en los últimos 10 años.
Para ello vuelven a improvisar, preguntando a diestra y siniestra si existe algún dato sólido que justifique la importancia del tema.

Con ello no hacen sino ratificar nuevamente (y van….), sus nulas condiciones para obtener cierta información.
Por cierto que vuelve a resultar cómico solicitar un dato “sólido” que justifique la importancia del tema.

Deberían preguntarle al “amigo ufólogo” que poseen y preguntarse ellos mismos si vale la pena interesarse en un tema que no tiene importancia.
Si el tema no es importante…¿qué hace su amigo ufólogo?…¿y que hacen ellos?
También podrían preguntarse qué motiva que muchas personas quieran seguir participando en un tema que no ha dado nada importante.

Entonces ya tenemos a:

• Desinformados que se interesan en un tema que no tiene importancia, y que bucean infructuosamente en material prestado por un amigo, que se dedica a algo sin importancia.

Nuevamente el sentido común nos hace ratificar lo siguiente: ¿para qué siguen los desinformados abrevando en las aguas de temas sin importancia?. ¿qué esperan de todo esto?

Dado que es una respuesta que sólo les incumbe a ellos, no gastaremos palabras en responderla.
Lo que sí queda claro para los lectores es que ya no sólo NO se preocupan por obtener el material de lo que ha ocurrido en el tema, sino que debido a su falta de información, malinforman.

Solicitan un aval que sustente hipótesis, pareciendo desconocer por completo (cuando no) lo ocurrido en infinidad de casos en la historia de la humanidad.

“LA DEMOSTRACIÓN DE QUE NO HAY COMBINACIÓN ALGUNA DE SUSTANCIAS CONOCIDAS, MAQUINARIA CONOCIDAS Y FUERZAS CONOCIDAS POR MEDIO DE LA CUAL PUEDA FORMARSE UNA MÁQUINA PRÁCTICA QUE DÉ AL HOMBRE LA CAPACIDAD DE VOLAR, ME PARECE TAN COMPLETA COMO PUEDE SERLO LA DEMOSTRACIÓN DE CUALQUIER FENÓMENO FÍSICO”

Esto lo dijo el astrónomo Simon Newcomb, poco tiempo antes del primer vuelo de los aficionados Wrigth.
Ninguna crónica nos dice la opinión de Newcomb cuando llegó a sus oídos la noticia de aquel histórico vuelo.
Con un poco de imaginación podemos suponer que no habrá creído en ella en primera instancia. Seguramente habrá pensado que era un fiasco. Aquello no podía ser posible. Pero quizás haya tenido tiempo para el arrepentimiento, luego de verlo con sus propios ojos.

– Ni que hablar de otras cosas que en su momento fueron negadas o ignoradas, supuestamente por no tener un “aval”, como ser: La caída de piedras del cielo. / La existencia del fonógrafo / La luz eléctrica / máquinas voladoras accionadas por motores a explosión. / la existencia del noveno planeta / la Radio / los rayos X / Etc.-

Sin embargo – y volviendo al tema principal – no puede existir tanta consideración para con personas que no pueden admitir algo tan elemental como es su falta de información en nuestro tema.
Lo que sí hacemos es clarificar a los lectores que ha pasado bastante en los últimos 10 años en ufología, aún cuando algunos parecen haberse dormido y no percatarse.
Así queda demostrado cuando mencionan a un caso ocurrido en otro país, y ni siquiera saben la cantidad de denuncias de argentina en los últimos 10 años.
(Conste que a nadie le pedimos que avale esos casos o los acepte, pero lo peor en este caso es que NI SIQUIERA SABEN CUANTAS DENUNCIAS HAN EXISTIDO. )

EL ARTE DE LA CONTRADICCIÓN

A decir de los desinformados, el tema Ovni no ha generado nada importante en los últimos 10 años.
Para variar, instantes después expresan que sí es relevante como sistema de creencias.

Volvemos a ratificar que los desinformados son autoexcluidos por naturaleza, al no participar en congresos, no tomar contacto con la mayoría de los ufólogos, no suscribirse a boletín alguno (ni propio ni ajeno) y ni siquiera se los ha visto cumplimentando los mínimos pasos investigativos.

Estos hechos son harto elocuentes y no significan una acusación o sentencia de nuestra parte cuando decimos que no forman parte del mundillo ufológico.
Los hechos lo demuestran por sí.
Por lo que podemos apreciar, los desinformados parecen sólo jactarse de haber visitado la casa de un amigo ufólogo para ver si en nuestros boletines de miles de páginas había algo.

De nuestra parte también hemos investigado muchos casos y hemos publicado algunos (los que pensábamos que podían aportar algo a los realmente interesados).
De allí que no se nos puede achacar lo mismo que otros no hacen.
También tenemos muchos datos en archivo (incluso datos que son los que parecen desvelar a los desinformados sobre el caso Bariloche).

Entonces, si para algunos existe la posibilidad de tener archivos con documentación aún no difundida, tampoco nos vemos en la obligación con nadie en publicar la totalidad de los datos de archivo.
De todas maneras – lo aclaramos – la gran mayoría se ha publicado. Sólo que en algunas de las miles de páginas de nuestros boletines ese material se encuentra disponible.
Sólo basta que el desinformado tenga la voluntad de tomarse el trabajo de chequearlo por él mismo, y confirmando con algo más que las bondades de la amistad.

IDENTIDAD RESERVADA

En citas anteriores hablábamos del secreto profesional del ufólogo con los testigos, lo cual pareció ser ironizado por algún desinformado.
Como no podía ser de otra manera, NUEVAMENTE (ya los bis son interminables), los desinformados vuelven a caer en lo que acusan, ya que en algunas alusiones a nosotros expresan que “está el derecho de los testigos a que no se conozcan detalles de sus vidas”.
Como vemos, concuerdan totalmente con aquello que intentaron ridiculizar de nuestra parte.

Pero dejemos de lado eso, y veamos otro punto interesante.
Los desinformados dicen haber investigado 1 caso en San Isidro y varios otros que – por secreto profesional – no darán a conocer.

Desinformados: nadie está solicitando la identificación de ningún testigo. Nosotros sabemos perfectamente ello por haberlo vivido en forma directa.
La endeble o casi nula investigación de casos no puede ampararse en secretos profesionales.
Lo que aquí estamos diciendo es que más allá de la identidad reservada de testigos, lo que ha existido en argentina es que ha existido una IDENTIDAD RESERVADA de ustedes como participantes (no participar en congresos, no contactarse, no obtener material de circulación general, no investigar).
Es decir: no se los ha visto con testigos…pero tampoco en eventos, por carta o por suscripciones.

NULA COLABORACIÓN

Los desinformados mencionan haber realizado una guía que contiene varios aspectos de la investigación.
Y añaden que “lamentablemente pocos ufólogos en Argentina han utilizado esa guía”.
Esas palabras no parecen provenir de alguien que dice tener muchos amigos del ambiente ovni, o bien que se ha desenvuelto en este tema.
Por el contrario, tal frase nos da la clara prueba de que ciertos desinformados no son conocidos ni participan activamente de la investigación, porque de lo contrario la guía habría gozado de consenso.

DESAFIOS NO IDENTIFICADOS

En nuestra editorial anterior mencionábamos el “desafío” por 10 mil dólares efectuado por el grupo Cairp hace unos años.
Los desinformados afirman que nos equivocamos en cuanto a la identidad real del jurado que iba a “evaluar las pruebas de la existencia de naves extraterrestres”.
Quien afirma tal cosa (que fue el mismo desinformado que nos envió la notificación) parece tener poca memoria u obviar lo que no le conviene.
Porque en su notificación podemos leer – según material de archivo – que ese jurado serían “miembros consultores u otros científicos a designar”
En ningún momento se nos informó en esa carta documento sobre quien o quienes iban a ser los miembros del “jurado”.
De manera que nuestra interpretación de quien podía o no ser del jurado fue válida, en especial teniendo en cuenta que un miembro de tal agrupación era quien se presentaba como “periodista científico”.
En todo caso, los desinformados deberían haber informado en esa carta documento, algo más que absurdos desafíos.

Al margen de ello – que es un detalle de forma – lo de fondo es que a nuestra invitación a luchar en pro de la ciencia donando libros para escuelas carenciadas, los desinformados no han contestado una línea (como hace ya 10 años tampoco lo hicieron).

TIEMPOS MENTALES

Decíamos en nuestra anterior que un escéptico representante de los grupos racionales contra las seudociencias no supo decir cuántos planetas tiene el sistema solar en TV (respondió 12…luego 11…y segundos después 10), nos olvidamos comentar que tuvo tiempo de sobra.
Es falso afirmar que no le dieron los tiempos de TV, porque instantes después de su “yerro”, pudo explayarse durante bastante tiempo, apuntando sus dardos hacia los ufólogos.
Es decir: tuvo tiempo de sobra para decir algunas cosas, pero en su “salsa” (periodista científico), ante una pregunta elemental, no supo qué responder (con tiempo a favor).

SOBRE LAS HUELLAS TAN TEMIDAS

En ningún momento asumimos que hemos dicho algo erróneo con respecto a las huellas encontradas en Sierra de los Padres.
La prueba mayor de la merecida fama de los desinformados queda nuevamente al descubierto cuando se menciona esto haciendo una seudoacusación, insinuando que hemos cometido un yerro.
Quien afirma tal cosa es totalmente ignorante de lo ocurrido en MDP sobre el caso de las huellas. Y la ocasión no viene mal para aclararlo (no para el desinformado, que seguirá desconociendo la verdad por ser de naturaleza desinformado), sino para el público en general.

Como muchos sabrán, el hecho de Sierra de los Padres ocurrió el 9 de febrero pasado.
Inmediatamente al hecho, algunos defensores del racionalismo salieron afirmando que las huellas encontradas en el lugar eran “anillos de hadas”.
La sola inspección ocular en la zona (lo que los desinformados no hacen más que por TV), nos mostró que las huellas NO ERAN ANILLOS DE HADAS.
Sin embargo, afirmamos que en las huellas seguramente hay otro tipo de hongos.
Esto lo dijimos…AL OTRO DIA DE OCURRIDO EL HECHO!!!
(pobres desinformados!!)

Esto queda demostrado en los tapes y grabaciones de notas efectuadas en:

10 de febrero: Entrevista en Teleocho Informa
11 de febrero: Entrevista por Lu6 Atlántica (Maria Sebastiani)
11 de febrero: Micro radial Lu9 Radio Mar del Plata
14 de febrero: Entrevista por Teleocho Informa
17 de febrero: Entrevista en Lu9 Radio MDP (Jorge Mondi)

Entre otras.
Más allá del caso (que reúne otros elementos que no viene al caso mencionar), nuestra presunción fue confirmada en cierta manera por el estudio del INTA.
Queda nuevamente demostrado que los desinformados no hacen más que juicios de valor apresurados y lo más inmediatos y primitivos posibles, sin saber realmente lo que ha ocurrido.

DESINVITACIONES

Los desinformados hacen una referencia a una nota enviada por nosotros a alguien que quiso participar en
1999 de un Congreso de la Rao.- (Quizás el invitado sea el amigo a quien los desinformados consultan en su
casa.)
Ironías aparte, se cita nuestra respuesta a tal persona, donde podemos leer:

“A través de la presente notificación (…)en inquietud transmitida vía ( … ) nos hemos enterado de vuestra inquietud para participar en el 4o.
encuentro (…) Lamentablemente debemos informarle que la capacidad de vacantes está totalmente cubierta debido a la gran expectativa (sic) generada con el mismo y que ya nos ha desbordado. Es por ello que estamos cancelando toda posibilidad de asistencia, de acuerdo a la organización interna del Congreso; para evitar traslados inútiles, ya que no se permitirán ingresos a los que no estén ya acordados mediante inscripción.”

Como se evidencia en esa carta, hacemos referencia estricta a lo ocurrido en el congreso de 1999 a un hecho puntual de la organización del mismo. Los desinformados creen ver en esto una persecución (vade retro con hipótesis conspirativas de los ufólogos…!!).

Sucede que el desinformado que a estas líneas agrega un SIN COMENTARIOS, no ha mentido en absoluto.
El no puede hacer comentarios porque – una vez más – no estuvo allí y es un total desinformado.
¿qué comentario podría hacer?

Dada su supina ignorancia de la cuestión aclaramos una vez más a los lectores que el susodicho desinformado sólo puede agregar “Sic” y no otra cosa, porque él no sabe que en el congreso del 99 (y otros de Rao), la capacidad de la sala del Centro Cultural Pueyrredón estaba desbordada (de ello sí pueden dar fe decenas de investigadores del país).
Y no sólo desbordada de investigadores, sino de medios de prensa, público en general, alumnos de varias escuelas, etc.

Es cierto que él no estuvo allí para saberlo, pero seguramente hay algún otro ufólogo amigo que puede dar fe que en los congresos del 93, 95, 97 y 99 tuvimos un lleno total.

Por otra parte, la solicitud de tal pedido de participación llegó a nuestras manos cuando la inscripción ya había comenzado y ya estaban cubiertas las plazas de investigadores.
Que se haga una referencia a esto como algo prohibitivo de participación es cuanto menos una ridiculez que sólo corre por cuenta de quien la emite.

Debemos también agradecer a los desinformados, porque a través de este dato de la carta, podemos saber que hay gente que ofrece ese material para que otros (los
desinformados) lo utilicen con algún fin totalmente estéril.

Por cierto que los desinformados no han estado en el congreso, pero cuanto menos podrían haber consultado en nuestra página, sobre el lleno total de las salas.
Y también deberían saber que existen organigramas en la organización de eventos, que parecen desconocer en absoluto porque nunca efectuaron un evento de esas características.

La típica actitud de alguien que no se adapta es pretender imponer su presencia en un ámbito, aún contradiciendo las normas mínimas establecidas.
El enviar una notificación de imposibilidad de participación (en las condiciones ya citadas) no es ninguna referencia a la no admisión de alguien.
En todo caso – y como fue en 1993 – simplemente nos hubiese bastado con no admitir a la persona y punto.
Desinformados de pacotilla…no nos amparamos ni escondemos en palabras, decimos abiertamente que si no queremos a alguien en un congreso lo hubiésemos dicho
totalmente: es lo que se llama DERECHO DE ADMISIÓN, que parece, ustedes también desconocen (para variar)

LA UNIVERSIDAD

El punto final – y más destacable, por cierto – es el que hacen referencia los desinformados cuando dicen irónicamente que “No sabíamos que el ufólogo Ferguson fuera profesional y se dedicara a la investigación de casos ovnis en el ámbito universitario. Nos gustaría saber de tales actividades para comentarlas en las páginas de Espacio Exterior.”

Desinformados…¿ustedes no sabiendo algo?. ¿No suena reiterativo?.
Por cierto que aún no soy profesional (y no tengo vergüenza en admitirlo). Tampoco expresé que me dedicara a la investigación de casos ovnis en la universidad… aunque –lamentablemente para ustedes– sí desarrollo actividades de difusión (y también una interesante Bibliografía sobre Ovnilogía que ya se encuentra en archivos de la universidad.)

Nuevamente (por enésima vez) admiten no estar al tanto de algunas cosas.
Eso sí. Para enterarse de mis actividades (y muchas otras cosas) deberán esforzarse sólo un poco. Esto es:
tener voluntad de saber que hay de nuevo en esto… y que es lo que ha ocurrido.

Por lo visto, los desinformados no parecen saber nada de nada de lo acontecido en materia ufológica argentina en los últimos 10 años.
Nosotros no haremos el trabajo por ellos. Es su tarea, si es que realmente quieren dignarse a ser participantes de algo.
Por cierto –y concluimos– no será la primera ni la última vez que aquí estaremos para aclarar estas cosas al público.
Aguardamos por el cómico “perfil psicológico del ufólogo medio”, y contamos también con otros perfiles interesantes para detallar cuando la ocasión lo requiera.

MUTIS POR EL FORO (a modo de conclusión)

Los desinformados podrán volver a la carga en esta y otras oportunidades.
Sin embargo, además de todas las demostraciones de su desinformación, no han respondido ni probado varias cuestiones que mencionamos en nuestra última carta, a saber:

1) Que menos del 5 % de los participantes fueron los que pudieron declarar que el ovni de Bariloche era la prueba de la llegada de naves extraterrenas…

2) Que no han accedido al material mínimo que difundimos en varios años…

3) Que las escuelas de frontera siguen esperando por
vuestra abnegada lucha en pro de la ciencia y los 10 mil dólares en libros, que nunca llegaron.

4) “Investigaciones” realizadas

5) Contactos con ufólogos demostrables

6) Participación en congresos demostrables…
Etc.

Y para finalizar afirmamos y coincidimos con los desinformados en que gran parte del público sí puede estar bien informado… pero de seguro que ustedes no.

Carlos D. Ferguson
Coordinador Central de la Red Argentina de Ovnilogía