EL CENTRO DE “IDENTIFICACIÓN” AEROESPACIAL OFICIAL (Ciae), UN “ESTUDIO” INEFICIENTE Y SELECTIVO DE LOS FENÓMENOS AEROESPACIALES (Por Carlos Ferguson)

A 3 MESES DEL CASO NEUQUÉN, EL CIAE Y SU TITULAR, EL COMODORO RETIRADO LIANZA, AUN NO PUDIERON LOCALIZAR A LOS TESTIGOS…

PRÓLOGO…

«Tenemos a un pretendido actor que presume ser el mejor, y que se jacta de tener todo claro, a diferencia de los actores que antes estuvieron en escena, y que – según él – “no saben actuar».

Quiere ser el actor «principal» y dice que tiene con qué.

Está acompañado de unos pocos actores «secundarios»…que representan el papel de «periodistas»….Y llegó el momento de subir a escena.

Desde la butaca se burlaban de los anteriores, ahora son llamados a representar la obra que ellos dicen realizar a la perfección.

Las luces se encienden. El público quiere ver entonces, las dotes artísticas del grupo teatral llamado “Los Desinformadores”.

Se produce un prolongado silencio…

Y…vaya sorpresa!…..¿qué ocurre?…

Nadie sube a escena.

El presentador vuelve a llamarlos: “Por favor, el grupo “Los Desinformadores” ¿pueden subir a escena?”…

Algunas personas en el público comienzan a murmurar…»Parece que se han olvidado la letra»

¿Acaso no estuvieron ensayando los diálogos durante días, semanas, meses?

¿Hay algún apuntador que los ayude? – grita alguien desde el fondo de la platea.

«Démosles más tiempo»…..insinúa alguien en la tercera fila.

Los minutos pasan, pero nada.

«Es su oportunidad…!» – expresa alguien más por allí.

Uno de los espectadores (conocido en el pueblo como “Don Zoilo”), se levanta y en voz alta pregunta: “¿Pero acaso no estuvieron años ensayando y ensayando?”….

Los pretendidos miembros de la troupe “Los Desinformadores” piden un minuto, mientras esperan que alguien (los anteriores actores llamados “Los Ufólogos”), los salve en algún entreacto.

Pero “Los Desinformadores” no dan pie con bola, y se han olvidado la letra.

Estuvieron mucho tiempo con un discurso “de memoria”, para señalar a los “Ufólogos” como pésimos actores y criticarlos. Y en eso se perdieron en devaneos, y amparándose en las supuestas técnicas actorales que presumían.

Los pequeños monólogos que ejercitaban ya no les sirven para representar una verdadera obra en escena. Ni aún con “ayuda” extranjera.

Abandonan desde el vamos, la posibilidad de subir y hacer lo suyo.

A fuerza de verdad, pasan los días y la afamada obra que representarían “Los Desinformadores” no aparece.

Teniendo todas las herramientas a su alcance para prepararse, ya ni un apuntador puede sostenerlos.

Sólo les queda esperar, y hacerse los distraídos, esperando llegue fin de año para poder mencionar algunos tibios “logros” y pequeñas escenitas de ocasión.

Ni Stanislavski ni Strasberg los hubiesen salvado…

A hurtadillas, escapan de la sala….

INTRODUCCIÓN

El contrato de Leonel Messi en el Club Barcelona vencerá el 30 de junio de 2021.

Ese día será noticia por eso, y para algunos Ufólogos que nos interesamos por el caso y lo investigamos, será un año del caso de los pilotos de Neuquén.

¿Continuará el Ciae y su titular sin comunicarse con ellos?

Ahora ya pasamos casi 3 meses de vergüenza vestida de ropaje oficial, que se desmorona ante la evidencia incontrastable de no haber levantado un teléfono para dar con los testigos.

Desde el exterior, algún defensor de tal centro, intenta sostener lo indefendible, amparándose en divagues y seudo agresiones que ya hemos respondido.

Otro (“asesor” que pretende no serlo, pero que lo es de hecho), utiliza su página web para menospreciar la tarea de ufólogos llamándonos “perezosos”, y se hace el tonto con evadir su crítica si la pereza se da con sus allegados, haciendo algún artículo (¿con su pluma?)…o al menos, «prestándola» para ello.

Es otro de los que nunca quiere quedar expuesto, pero que acompaña totalmente la gestión deplorable de Ciae.

Y aunque su titular, el comodoro retirado Lianza; siga manifestando su preferencia por aplicar la «Navaja de Ockham» en este tema de las denuncias Ovni («en igualdad de condiciones, la explicación más sencilla suele ser la más probable»), queda claro que al menos en Ufología, nos enfrentamos a un tema de mayor complejidad que lo que se cree, y es mejor adecuarse a lo esgrimido por Albert Einstein:

«A duras penas se puede negar que el objetivo supremo de toda teoría es convertir los elementos básicos en simples y tan pocos como sea posible, pero sin tener que rendirse a la adecuada representación de un solo dato de la experiencia. Simple, pero no más simple» (CITA 1)

«A duras penas se puede negar que el objetivo supremo de toda teoría es convertir los elementos básicos en simples y tan pocos como sea posible, pero sin tener que rendirse a la adecuada representación de un solo dato de la experiencia. Simple, pero no más simple» (Albert Einstein – 1934) / FOTO = Albert Einstein siendo agasajado por la comunidad israelita en la estación Sunchales. Santa Fe, Argentina, 1925. (Foto Archivo General de la Nación)

LA INTERPRETACIÓN DOGMÁTICA

El Dr.Joseph Allen Hynek (máximo representante de la Ufología mundial), siempre recordaba el ejemplo de un caso ocurrido el 19 de mayo de 1960 en Dillingham (Alaska).

Se trataba de un cuerpo metálico, discoidal, de unos 7 metros de diámetro, y que iba acompañado de un zumbido. Fue visto por varios testigos y todos coincidieron en la forma y características. Estaba posado, y al elevarse, se escuchó un sonido como de succión, arrancando parte de la hierba del suelo y dos latas de 20 litros que volaron unos metros.

En su elevación el aparato casi tocó los cables eléctricos y luego ascendió a grandísima velocidad. El clima era excelente, con una leve brisa de 20 kilómetros por hora.

En el informe de LIBRO AZUL se pudo leer:

“Todavía no se presenta ninguna explicación lógica del fenómeno. Es obvio que se divisó un objeto. No es posible determinar si todos los detalles de la observación son correctos, no hay motivo para dudar de su exactitud esencial. Hubo un globo WX con reflector de radar que cruzó la zona en el momento de la observación”.

Y Hynek se pregunta:

«No se especifica de dónde vino la información referente al globo meteorológico, ni se indica la hora de lanzamiento».

«Pero LIBRO AZUL aceptó la afirmación sobre un globo meteorológico y despreció por completo los informes de los testigos que vieron el objeto a menos de sesenta metros de distancia, posado y elevándose».

«También hicieron caso omiso al ruido de succión, de la hierba arrancada y del movimiento descripto de las latas de 20 litros».

«Y por último, desdeñaron la declaración presentada por el Oficial de Informaciones local».

Casi es posible imaginarse la cadena de conjeturas de LIBRO AZUL: Más o menos a esa hora hubo por allí un globo meteorológico…pues tiene que ser eso!”

Esta anécdota relatada por Hynek, nos muestra claramente el modus operandi de algunos dogmáticos negativistas al “investigar” casos.

Hynek se sorprendería de saber que 60 años después, en Argentina, los casos podían cerrarse de la misma forma, e incluso peor aún: advertir que – en el caso Neuquen – el cuerpo atribuído (Júpiter) ni siquiera estaba allí al momento del hecho (a decir de algunos allegados a la Ciae), porque en definitiva, ni siquiera hubo – en este caso – investigación alguna.  

La “cadena de conjeturas” es algo que venimos examinando en varios escritos y es una muestra del lamentable papel que el Ciae está llevando a cabo tras bambalinas.

CINCO AÑOS DE COMODIDAD

Durante poco más de 5 años, nunca se había presentado un caso “Aeroespacial” en Argentina, y el Ciae (Centro de “Identificación” Aeroespacial), venía manejándose con un grupo selecto de casos (generalmente burdas fotos de confusiones que ya los Ufólogos veníamos descubriendo hace más de 40 años), y que publica en un informe anual.

Era una situación demasiado cómoda para el titular de la misma, quien – como responsable – se dedicó a hacer prensa en infinidad de medios, llevando conceptos erróneos y prejuiciosos hacia la Ufología y los Ufólogos, (generalizando pero sin dar nombres).

Expresiones que intentan dar a entender que los Ufólogos nos confundimos al hablar de OVNI como sinónimo “Extraterrestre” es una de las tantas falsedades, que indican una profunda ignorancia de aspectos del ambiente ufológico.

También en cada nota, se refirió a las múltiples formas de confusiones. Pero siempre había faltado un caso Aeroespacial con varios testigos, para que podamos ver las formas de abordar estos casos.

Y mientras todo esto ocurría, y en distintos medios efectuaba declaraciones deplorables hacia los participantes ufológicos, éstos últimos (abrumadoramente en mayoría), muestran una actitud pasiva de silencio (algunos de ellos fueron los responsables de mails y pedidos para que los que éramos civiles saliéramos eyectados en 2011, y hoy se hacen los distraídos, con una complicidad manifiesta y cobarde). Recién ahora comienzan «tibias» voces de algunos (Enhorabuena…aunque tarde) que siguen los pasos de lo que comenzamos a señalar con los colegas Alberto Brunetti y Luis Pacheco. (CITA 2)

En tal situación – sin embargo – la vida da sorpresas, y la Ufología también.

Y así fue como en estos 5 años de displicencia, de repente se presenta un primer caso Aeroespacial, listo para ser estudiado e investigado por un Centro que tiene en sus siglas la misma palabra: Aeroespacial.

Ya no se trata de una foto de algo captado y que el fotógrafo no vio. Ni tampoco esos casos que jamás fueron abordados, de cuerpos aeroespaciales que descienden en un campo y provocan efectos. Ni de aves.

Sin embargo, pasaron las horas, días y ya semanas, y el titular de la pretendida “eficiente” Ciae, no ha movido un dedo hasta hoy, para comunicarse con los testigos del hecho.

EFICIENCIA PARA PRENSA E INEPTITUD PARA INVESTIGAR

Ya he señalado en mi artículo LOS DESINFORMADORES DE LA UFOLOGÍA (parte 2), las abundantes notas de prensa realizadas por el comodoro retirado Lianza en 5 años, con errores graves de conceptos y prejuicios sobre la Ufología y quienes estamos en ella. Ver = http://www.carlosferguson.com.ar/archivos/712

Algunas pueden entenderse por provenir de un neófito completo de la Ufología, en el típico error que caen muchos dogmáticos o creyentes, de creerse sabelotodos de temas que ignoran por completo.

Desde el vamos, Lianza no cumple con uno de los pasos claves de la Metodología Científica, la “ADECUADA REVISIÓN DE LITERATURA”, lo que lo hace cometer yerros insalvables.

Ha llegado a afirmar que «las naves extraterrestres pueden tener cualquier forma, menos la de platos voladores» (Sic) y dislates por el estilo, haciendo gala de datos de principiante

Como muchos otros que abrevan en las aguas Ufológicas – pero no han dedicado tiempo para profundizarlo – jamás ha investigado casos de denuncias Ovni (sólo ha visitado una huella y efectuado un «cursillo» de Ovnilogía (lo cual ya mencionamos en otros artículos).

Como algunos participantes Ovni que ya se creen sabelotodos, sus argumentos tan elementales son dignos de la Ufología de más de 40 años atrás.

Estas cuestiones NO LO EXIMEN DE SU RESPONSABILIDAD EN LA LAMENTABLE DIVULGACIÓN ERRÓNEA que hace al hablar de Ovnis, en especial teniendo en cuenta su investidura oficial.

Cuando uno no domina mínimamente un tema, termina haciendo lo que dice la famosa frase: “tocar de oído”, cuya definición es:

“Conocer un asunto sólo por referencias de otros, hablar de temas que no se conocen”.

En junio de 2020 (pocos días antes del caso Neuquén), el comodoro retirado efectuó otras declaraciones, y nuevamente mostró sus reiterados y notables desaciertos (eldestapeweb).

Ya el cronista – desde el vamos – comienza la misma con un prólogo, señalando:

“En Argentina, todas las dudas (sobre fenómenos aeroespaciales) tienen una explicación y suelen ser resueltas por el Ciae” (fin de la cita)

Viendo lo ocurrido con el caso Neuquén, nunca mejor la frase “SUELEN SER RESUELTAS”, que no es lo mismo que “SON”.

En la nota también podemos leer que desde Ciae se hace un “servicio a la comunidad” (Sic).

Inmediatamente el comodoro retirado Lianza señala:

“Nosotros interpretamos las evidencias para que nos lleven por un embudo, a una conclusión irrefutable, irrebatible” (Fin de la cita)

Es una afirmación esclarecedora: todo parte de una INTERPRETACIÓN propia, y no del análisis de los hechos… y todo pretende ser la «ultima palabra», como la sentencia judicial (elucubración que sólo cabe en su imaginario).

El cronista – seguramente basado en lo que le declara en entrevistado –  agrega:

“Las investigaciones tienen una base funcional que se sustentan en la metodología del principio de la simplicidad. Ante un avistamiento, el Centro de Identificación de la Fuerza Aérea recibe mails. Hay que llenar un formulario con testimonios y entregar imágenes para analizar: fotos o videos. Con esos materiales, los trabajos  se someten a un análisis cualitativo y técnico utilizando un software  con varias herramientas de avanzada, algunas de las cuales  que logra identificar y analizar los pixeles de las imágenes”. (Fin de la cita)

Todo sonaría como una cantidad importante de casos que llegan a tal Centro, sin embargo, ya tendríamos tres filtros importantes:

1 – Los testigos deben saber de la existencia de la Ciae

2 – Deben tener un mail enviado a la misma

3 – Deben acompañar su observación de video o foto.

(Y aún así, el cuarto filtro será la selección anual, donde se elegirá sólo algún evento, para la difusión adecuada de cara a los medios).

Para culminar la crónica, el comodoro retirado refiere haber resuelto en forma completa unos 111 avistamientos (¿el caso Neuquen es el nro.112, a la espera de ser «investigado»?).

Y culmina la nota con la mención al caso Bariloche de hace 25 años, basándose en testimonios principalmente.

¿La metodología del comodoro Lianza es estudiar casos con testimonios sólo a los 25 años que suceden?…¿Qué pasa con los casos actuales con testimonios?…¿Hay temor de encararlos?…

Los 5 años de informes selectivos, ahora tenían la oportunidad de mostrar su “sapiencia” en el terreno de los hechos: abandonando por unos instantes la tarea de “laboratorio de análisis fotográfico”.

Pero el caso “servido en bandeja” y dentro del territorio nacional, parece quedarle muy grande, o alguien se está haciendo el distraído.

Y sólo escuchamos la voz distante de uno de sus «asesores periodísticos», que a miles de kilómetros de distancia, hace «teoría barata» intentando denostar el hecho simplemente porque leyó algo en noticias de prensa y llamando «lacras» a algunos ufólogos argentinos…

Y seguimos con las preguntas….

¿Es que acaso el titular de la Ciae recaba la información de algunos casos y otros no?

Los datos de esos casos…¿sólo se basan en crónicas periodísticas?

¿Esa es la metodología superadora a la de los Ufólogos?

Un silencio lapidario nos permite ahora sí, probar que todo esto no es más que un fiasco.

CONCLUSIÓN…

Estudiar un caso relevante y actual puede hacer «mover toda la estantería», y mostrarnos las falencias investigativas y así es más fácil abocarse a casos de hace 25 años, o bien esperar fotos de aves.

Ya no sólo NO hay investigación de OVNIS o «PLATOS VOLADORES»…..tampoco los hay para casos AEROESPACIALES.

Estamos sólo ante la publicación de tibios informes de aves, seguramente con el concurso del «asesor» que pretende no serlo (que ya mostró ser un inoperante investigando casos en 10 minutos y haciendo papelones en TV).

Desde el 2015 no existe más que un estudio viciado de parcialidad absoluta, basado sólo en interpretaciones personales del titular de Ciae y algún par que lo acompañan.

Todo ha quedado a la luz…

El “cazador de microbios” y aficionado Robert Koch, tuvo que enfrentar muchas veces al escepticismo dogmático imperante, en especial con Rudolph Virchow (el patólogo alemán del que se decía que podía conocer de un tema como “16 científicos juntos”).

Cuando Koch descubrió la manera de obtener cultivos puros de microbios, sin que se mezclen con otros gérmenes de distinta especie; le comunicó a Virchow tal cosa. Y éste le dijo: Eso es imposible..!!

Koch siguió su tarea y el 24 de marzo de 1882, en Berlín; se celebró una sesión en la Sociedad de Fisiología, con la presencia de ilustres hombres de ciencia.

Había pasado mucho tiempo y Koch se acercó al estrado y comunicó ante todos, su descubrimiento y los hábitos del bacilo de la tuberculosis, así como la forma de destruir a tal flagelo.

Al terminar su alocución, Koch se sentó, y todas las miradas se dirigieron hacia Virchow, que también estaba en la sala.

Lo único que hizo fue levantarse, tomar su sombrero, y salir sin decir nada.

En Ufología tenemos varios “Virchows”. Por cierto, no a su altura, sino advenedizos que se arrogan una sapiencia que no poseen.

Pero ante casos concretos como el referido, terminan imitándolo: el silencio, la confusión verbal y acomodar las cosas, para dejar tranquilas sus conciencias y quizá su profundo temor…y dejar rápidamente la sala…

Son el ejemplo más cabal de la inoperancia completa y del relato dogmático escéptico MILITANTE.

Desmitificaremos esta opereta y bochorno en cuanto medio tengamos a nuestro alcance y seguiremos recordando la NO ACCIÓN del caso Neuquén, en cada mes aniversario del hecho, para que no tengan que pasar 25 años esperando a que alguien desde lo oficial, se ocupe de él en el 2045.-

Carlos Ferguson

CITA 1 = On the Method of Theoretical Physics Conferencia Herbert Spencer, Oxford (10 de junio de 1993); también publicada en Philosophy of Science, vol. 1, n.º 2 (abril de 1934), pp. 163-169.

CITA 2 = Los Ufólogos tibios y tardíos son el producto de un profundo individualismo que ya comenzamos a notar en la Ufología de los 90 en la Rao, y que llevó a la no concreción de los planes más importantes. Hoy esa situación se ha acentuado notablemente, y no hay consenso de cuerpo ni aún en caso donde alguien ridiculiza a la Ufología. Aunque alguien ilusamente crea lo contrario, no hay proyectos nacionales en Ufología (proyecto superador en investigación y logros conjuntos, se entiende). En los intentos de los 90, no hubo el más mínimo acuerdo para implementar una hoja de encuesta a testigo, y menos aún, los más complejos. El hoy es la profundización de tales actitudes.