EXPERIENCIAS DE POLICÍAS: CASO JULIO OROZCO

Paco Martínez

El sábado 15 de Agosto de 1999 llegamos al Dique Casa de Piedra, en el límite entre la Pampa y Río Negro; Claudio Miszka, Carlos Vales, Daniel López y quien suscribe, Paco Martínez.
Tomamos contacto con el policía Julio Orozco quien ante nuestra pregunta sobre luces extrañas o fenómenos similares en la zona, rápidamente nos hizo entrañar al puesto policial para relatarnos un hecho.
«… pasen, que tengo una experiencia que les voy a contar». nos dijo, sorprendido porque «quien carajo podía preguntar por estas cosas antes, y en esos parajes».

La Pampa presenta otra casuística interesante y es la que aportan los policías de las zonas más calientes.
Sorprende comprobar el alto índice de observaciones ocurridas a los uniformados, especialmente sus testimonios son elocuentes porque son ellos los que deben patrullar aquellas inmensidades en busca de cazadores furtivos o de vigilancia permanente en casos de incendios o patrullajes regulares. Si bien existe la creencia que la policía tiene vedado el relatar sus experiencias, en el caso particular de La Pampa esto es inexistente, dando al grueso de testimonios obtenidos un plafón de credibilidad que alcanza a los responsables del orden.
Sus experiencias no aportan más que otros testimonios, salvo por la objetividad que poseen y la experiencia obtenida en el campo para establecer la identidad concreta de cualquier anomalía. Al conocer al detalle una geografía pueden saber que lo que observan tiene o no un origen conocido.
Aunque muchos de estos casos no son ni tan grandes ni tan elocuentes valen por provenir de personas experimentadas, obligadas a decir la verdad por la condición que detentan y por las lógicas consecuencias que un falso testimonio les pueda acarrear a sus carreras y reputación Además sirve de muestra para comprender la verdadera dimensión del problema luminoso en las estepas de La Pampa.
Reproducimos textualmente el diálogo entablado por Paco Martínez en la primer encuesta al policía Orozco y su familia.

Orozco: Tuvimos, con mi familia, un seguimiento de un aparato no identificado.
P- ¿ Este año?
O- No, el año pasado. Nos siguió hasta acá cerca; y alcanzamos a meternos acá (en la casa) ¿Y para los chicos (hijos) fue medio jodido, no?
P- ¿Desde dónde, Julio?
O- Todo comenzó para el lado de 25 de Mayo, por la R-23, a unos 10km. del empalme con la R-28. En ese momento mi señora ve una luz, de frente, a mi no me parecía un vehículo. Era una luz muy blanca, muy fuerte que iluminaba todo el terreno…
P- ¿Por sobre qué ruta?
O- Todo por la ruta 23. Bueno, de repente desapareció. «que será eso», pensé. Faltarían unos 3-4 km. para el cruce con la R-28, empezamos a ver que nos seguía pero por adentro del campo, se veía que venía, iluminaba muy fuerte, y, poco antes del cruce desapareció de nuevo; pero no veíamos ningún resplandor como vehículo que se aleja o algo así.
Cuando llegamos al cruce con la R-28 vimos sobre una loma (a unos 3km.), donde hay unos tanques de gas otra vez la luz.
Bueno, como todo policía paré el auto, nos bajamos a ver que era y mi señora dice «… mirá, se nos viene encima». No, le digo, debe ser algún vehículo, vamos a esperar.
Mi señora insistía, hasta que, cuando me fijé bien, ví que se venía para nuestro lado. Era una cosa grande, rara.
Nos metímos en el auto (un Ford Escort) y salimos para la casa como tiro. Se veía que venía atrás nuestro, distanciada, no se cuanto pero…
P- ¿Venía por el camino?
O- No, sobre el campo. Era por momentos una luz medio blanca, después naranja. No podía especificar si era solo luz blanca.
P- ¿ Qué tamaño aproximado?
O- Era grande, más o menos a la distancia 4 ó 5 metros, lo que se alcanzaba a divisar.
Bueno, alcanzamos a llegar acá, metí el auto y llamé a 25 de Mayo (Colonia 25 de Mayo) comuniqué lo que había sucedido y en un momento le digo, «…bueno ahí desapareció…»
P- ¿Al entrar a la casa, la seguías viendo?
O- No, cuando entramos acá yo no la veía mas; pero me estaba equivocando porque entré avisé a 25 de Mayo y mi señora la seguía viendo.
Entonces, ahí nomás le dije que avisaran al jefe de la comisaría que «…todavía eso se encuentra cerquita del puesto caminero». Terminé de hablar y cuando salí ya lo veía mas distanciado. Nos metimos adentro de la casa, cerramos todo con llave y espiamos por la ventana pero no la vimos más.
Al rato el nene mayor me dice «…papi, le voy a dar de comer al perro, total ya se fue todo…», el mayor tiene 11 años, yo le digo «…esperá un rato, quedate adentro que voy yo». Bueno salió igual (mi hijo) y cuando estaba por darle de comer al perro, no pasó ni 5 minutos que apareció de vuelta «…papi, se apareció de vuelta y apareció como que hubiese explotado…» salimos pero no vimos nada.
A los 20 días me encuentro con gente de la patrulla rural y, enterados de lo que había visto, me dicen que ellos andaban por la zona de Puelches y vieron como que algo reventó en el aire aproximado a las once y algo de la noche, coincidía con lo que vio el pibe mío, al parecer.
P- ¿Recuerda el día?
O- Fue un día de cobró en Julio o Agosto de 1998. Ese mismo día había estado el Gobernador de la Provincia en 25 de Mayo. Fue ese mismo día, a la noche. Tuvo que ser un día viernes.
P- ¿Cuándo se produce la explosión, escucha algún ruido?
O- Yo no sentí nada. Era una noche oscura, con poca luna. Mi hijo, no está, pero no, ruido no escuchamos.
P- ¿Cuánto hace que usted está en este puesto?
O- Un año y medio. Desde el 10 de Diciembre del 97.
P- ¿A que distancia calcula que lo tuvo, lo más cercano?
O- Yo calculo unos 1000 metros.
P- ¿Notó que giraba?
O- No, parecía que estaba en un mismo lugar, pero avanzaba.
Era grande, avanzaba despacio, todo luz. Yo le dije a mi jefe que era un platillo volador, para mí era eso.
P- ¿Trató de hacerle luces, señales?
O- No, la misma desesperación por venirnos y mi señora que me insistía «… se viene «; y si realmente se venía. Estaba nervioso, arranqué y lo único que miraba era la ruta.
P- ¿Estaba con sus hijos?
O- Sí.
P- ¿Cuántos tiene?
O- Cuatro. Estaba yo, mi señora y mis chicos.
P- ¿Desde la primera luz, cuánto duró todo?
O- Yo calculo aproximadamente 30 minutos, desde las dos primeras luces (la de enfrente y en el campo).
La primera la ve mi señora que cree que es un vehículo de frente, pero desapareció, y de repente se aparece sobre la mano izquierda, quizá a la altura del monte, 6 ó 7 metros sobre el campo.
P- ¿ Vos pensás que esa luz sabía que vos estabas ahí ?
O- Yo creería que sí porque a medida que avanzábamos, la primera luz (sobre el camino) se venía al vehículo no y después por adentro del campo a baja altura; también.

Entra la mujer de Orozco al despacho policial.

P- ¿ Qué sensación tuvo sra., esa noche ?
Sra- Fea, nos siguió como a 1000m. más o menos, por ahí.
P- ¿Se asustaron?
Sra- Sí, al hijo mayor le agarró fiebre, estuvo mal como 3 días.
Primero vinimos jodiendo, dijimos que era un platillo volador y cuando lo vímos…, y él paró acá, para ver que era y se venía, se venía, eh.
P- ¿ Vio forma ?
Sra- No te podría explicar que era, pero era impresionante, dejaba clarito todo, todo el campo.
P- ¿Cuáles son sus nombres?
Julio Ramón Orozco, Sargento ayudante y Jeanette Baeza.

La mujer de Orozco recuerda otro caso, le sucedió a un empleado de vialidad nacional pavimentación de R-28.

O- Este hombre venía de Puelches, de arreglar una cubierta (goma del camión), salió a las 4:30hs de Casa de Piedra, para volver temprano. A eso de las 8 empezamos el fuego para el asado y este hombre que no venía. Nosotros cenamos, y la gente que estaba trabajando en la ruta se quería ir a dormir, serían ya las doce de la noche.
En eso vemos que, venía rápido, que pelaba con el camión yo digo»…qué le pasa a éste», tendría el hombre unos 50 años. Pasó con el camión y yo lo fuí a joder «…estas son horas de venir», le digo «…me tuvieron a maltraer, me siguió una luz».
Decía que lo siguió como 40 km. y no se le despegaba.
Más o menos del empalme de la R-152 con la R-28, a 30km. para acá ve una luz, metida en el campo, que lo comienza a seguir, del lado derecho.
El tipo la miraba, iba a la par de él, del otro lado del alambre; a la misma velocidad . y a una altura donde él la podía ver bien. En un momento no la vio mas, y dice que se le pone (la luz), atrás del camión; » y si paro- decía-, vaya a saber que es…».
Después se le pone otra vez al costado; este hombre decía que después sólo miraba la ruta y nada más.
Quería llegar, se le puso también adelante, se le corría de izquierda a derecha, siempre a la misma velocidad.
Antes de llegar acá, se le corrió para la izquierda, para el campo y se perdió.
P- ¿ Hasta dónde calcula que lo perdió ?
O- Dice que hasta la altura del tanque ( de gas . Ahí hay una baranda )
P- ¿ Cuándo sucedió eso ?
O- Antes de Navidad, por que ellos se fueron. Fue en Diciembre del año pasado (año 1998)

Recuerdo una frase del sub-comisario Gallego, de Telén (La Pampa).
«… no podemos falsear ideológicamente un hecho».
Digo yo, Orozco, aunque no es muy preciso, ¿Puede involucrar a otros policías o a su jefe en una mentira?. Pudimos constatar que no.

Los incendios que no son en Colonia Chica (aproximadamente septiembre de 1995)

O – En una oportunidad, yo tenía un empleado a cargo, eran las once y media de la noche, me acuerdo que teníamos que salir de recorrida a las dos de la mañana, y éste que se me viene ( para la casa ) «…che Julio, mirá, se prendió fuego una chacra «. Así que salimos y se veía así, un resplandor que parecía que ardía todo. le digo que prepare palas, cargá todo en la camioneta que llamo a los bomberos, a de Mayo. aviso que se quema una chacra, pero no sabía la chacra de quién, «bueno, bueno, ya lo mandamos, me dicen de 25». Bueno; fui, me cambié con ropas viejas para ir a apagar el fuego, y el empleado que me dice «… se apagó «; «…me estás tomando el pelo » le digo, «no, se apagó, no se ve nada», y así era. Salimos afuera (de la casa) y no se veía nada. Volví a llamar a los bomberos pero era una cosa muy grande como para que se apagara tan de repente pero salimos igual, entramos a dar vueltas y nada. Llegamos a la petroquímica, donde acumulan gas porque pensaban que se prendió fuego algún mechero (de los posos que ventean gas), y la gente de ahí nos dice «… vieron el fuego ese grande que había, como a 5-6km. de acá…» nosotros estábamos de Colonia Chica a la petroquímica 25km.
Yo le dije que para eso veníamos, porque pensábamos que se prendió algún mechero, pero estaban apagados.
Recorrimos por el radio que suponíamos que estaba prendido, pero fue un misterio, nada de nada.
Era rojo, era fuego. Un resplandor de fuego era lo que se veía.
Al poco tiempo, yo estaba sin el empleo y otra vez, pero para la zona de Colonia Catriel, un tremendo fuego.
Subo a la torre, y veo que es cerca, en el instituto (de Previsión Social), dejo a los chicos con un vecino; yo iba con mi señora. No hicimos mas de 10km. y cada vez se veía menos. Llegamos, paramos, miramos para todos lados y nada. Y bueno, ahí quedó eso. Un misterio.
P- ¿ Eran días con tormenta ?
O- No, ninguno, ni lluvia, para nada.